Hallan degollado en la bañera de su casa a un médico jubilado

25 de noviembre de 2013 03:42

33 0

Hallan degollado en la bañera de su casa a un médico jubilado

La víctima vivía sola. La entrada a su vivienda no estaba forzada y faltaba su camioneta.

Tirado en la bañera, vestido, con el cuello cortado, con golpes en varias partes de su cuerpo y la ducha abierta. Así encontraron sus hijos a Francisco Garas, médico jubilado, en su casa de la sexta sección de la capital mendocina.

Garas, de 79 años, vivía solo en la vivienda ubicada en calle Moldes al 500 y su única compañía era una perra.

Una vecina, extrañada por la falta de la camioneta Toyota Hilux y porque el garage había permanecido varias horas abierto, decidió hacer la denuncia a la Policía el sábado a la medianoche.

Silvina, hija de la víctima, también intuyó que algo andaba mal porque su padre no respondía los llamados telefónicos y se acercó al lugar. Cuando llegaron los policías, se encontraron con el sangriento escenario, ya que Garas presentaba un profundo corte de extremo a extremo en el cuello.

El cadáver del médico jubilado fue descubierto por otro hijo, quien le contó a los efectivos que faltaba el vehículo de su padre.

Los investigadores determinaron que el homicidio habría ocurrido entre la mañana y el mediodía del sábado. También observaron que los ingresos a la casa no estaban forzados, por lo que manejan dos hipótesis: el o los asesinos conocían al médico jubilado, o éste fue abordado cuando salía. La vivienda no estaba desordenada, salvo el baño donde apareció el cuerpo de Garas, que se habría resistido y por esto también tenía golpes y cortes en los brazos y en la cabeza.

Tampoco está claro si la camioneta fue robada del interior o del exterior de la propiedad. Todo estaba sujeto a investigación por el fiscal especial Santiago Garay, a cargo de la causa que hasta el momento no tiene detenidos.

El crimen causó conmoción en una zona residencial de la capital. El jefe de la Policía provincial, Ángel Fozzatti, estuvo en el lugar y se dispuso un amplio operativo con la movilización de varios efectivos y del helicóptero de la Fuerza.

Sin embargo, no apareció el arma homicida ni los sospechosos del asesinato en un caso que, además, vuelve a poner bajo la lupa al ministro de Seguridad, Carlos Aranda, cuestionado en la provincia cuyana por una sucesión de episodios delictivos resonantes en los últimos meses. Su cartera, ayer, ofreció 50 mil pesos de recompensa intentar recabar datos que permitan aclarar el hecho.

Fuente: clarin.com

A la página de categoría

Loading...