Kerry confirma que EE UU ha llegado a un acuerdo de seguridad con Afganistán

20 de noviembre de 2013 23:29

25 0

Kerry confirma que EE UU ha llegado a un acuerdo de seguridad con Afganistán

El secretario de Estado anuncia que existe un pacto sobre la presencia de las tropas americanas en el país asiático tras 2014 que no incluye disculpas por parte de Obama

El secretario de Estado, John Kerry, ha confirmado este miércoles que Estados Unidos y Afganistán han llegado a un acuerdo sobre seguridad que contempla la situación y las condiciones de las tropas estadounidenses que se queden en el país asiático tras la retirada del grueso de sus efectivos en diciembre de 2014. El pacto no contempla ningún tipo de petición de disculpas por parte del presidente Barack Obama, como el martes aseguró el portavoz del Gobierno de Kabul. El contenido del trato se someterá esté jueves a la aprobación de la asamblea de líderes tribales afganos, un respaldo que no está garantizado y que si no es mayoritario podría decidir al Ejecutivo de Hamid Karzai a no rubricar el trato.

“Estoy encantado de comunicarles que tras una serie de conversaciones con el presidente Karzai, hemos convenido en el texto final del acuerdo de seguridad bilateral”, ha anunciado el secretario de Estado. Kerry ha zanjado los rumores de que ese acuerdo contemplara la firma de una carta por parte de Obama con una petición de disculpas por los errores cometidos durante la ocupación, una exigencia Karzai habría exigido al jefe de la Diplomacia estadounidense en el curso de una conversación telefónica que ambos mantuvieron el martes, según aseguró el martes el portavoz del presidente afgano. “Karzai nunca me solicitó una petición de perdón, ese extremo jamás estuvo sobre la mesa”, ha puntualizado Kerry.

El secretario de Estado, no obstante, ha dejado abierta la posibilidad de que Obama envíe una carta por propia iniciativa en la que, de acuerdo con algunos medios de comunicación estadounidenses, se comprometería por escrito a que las tropas estadounidenses que permanezcan en Afganistán tras la retirada de la misión de la OTAN únicamente realizarán incursiones en las viviendas de civiles en circunstancias excepcionales y cuando estén en riesgo vidas humanas, una de las condiciones que se incluyen en el acuerdo.

El pacto regula las condiciones en las que permanecerán las tropas estadounidenses que permanezcan en Afganistán. Además de los límites a las redadas que puedan realizar, se garantiza la inmunidad de los militares de EE UU. Karzai se ha mostrado reacio a autorizar este extremo pero la inmunidad era una condición indispensable para que Washington accediera a permanecer en el país asiático más allá de diciembre de 2014. De hecho, la negativa del Gobierno de Irak a exonerar de responsabilidad a los soldados estadounidenses fue una de las principales causas que decantaron a este país a eliminar por completo su presencia militar en territorio iraquí.

El borrador del acuerdo no especifica el número de soldados que EE UU destine en Afganistán para entrenar a los miembros de las fuerzas de seguridad afganas y orquestar operaciones antiterroristas, las dos principales tareas que van a llevar a cabo. En los últimos meses se han barajado varias cifras que oscilan entre los 5.000 a los 10.000 efectivos. El texto tampoco establece hasta cuándo permanecerán en el país asiático.

La Administración estadounidense tenía interés en cerrar el acuerdo antes de que comenzara la campaña electoral en Afganistán para elegir presidente el próximo mes de abril -se ha iniciado este mismo mes-. Para Karzai firmar el pacto también es esencia puesto que éste es básico para garantizar el mantenimiento de la ayuda internacional en Afganistán después de diciembre de 2014. Esos fondos son la principal fuente de financiación de las fuerzas de seguridad de ese país, los principales responsables, a partir de esa fecha, de luchar contra la insurgencia talibán.

El acuerdo ahora debe obtener el respaldo del Loya Jirga, la asamblea que reúne a alrededor de 3.000 líderes tribales de Afganistán, y el apoyo no está garantizado. Esta circunstancia es la que hizo que el martes, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, se mostrara cauto sobre el éxito del trato. “No creo que se pueda decir que hemos llegado a un acuerdo hasta que no pase la aprobación del Loya Jirga”, señaló. El concilio tiene potestad para revisar e impugnar alguna de las cláusulas. Un rechazo generalizado podría determinar al propio Gobierno afgano a decidir no firmarlo.

Fuente: internacional.elpais.com

A la página de categoría

Loading...