Kicillof ya revisa los acuerdos de precios que dejó Moreno

25 de noviembre de 2013 04:38

7 0

El flamante equipo económico optó por trabajar ayer en la intimidad de los hogares de cada uno de sus miembros para seguir analizando las medidas que tienen en carpeta. Y entre ellas, la de “ revisar cada uno de los acuerdos, aún los de palabra” que el ahora ex secretario Guillermo Moreno multiplicó durante los últimos años con empresas de los más diversos sectores. Así lo confirmó anoche a Clarín una fuente muy cercana al ministro Axel Kicillof. Esa decisión fue parte de las conversaciones que mantuvieron después Kicillof y Jorge Capitanich en la Casa Rosada.

Por lo que trascendió, Augusto Costa está contando los días que faltan hasta el 2 de diciembre para hacerse cargo de la estratégica secretaría de Comercio. Mientras tanto, revisará los acuerdos de precios en el caso de industrias de la alimentación y supermercados. También tiene previsto encontrarse con las petroleras para decidir una política sobre el valor de los combustibles.

El objetivo de Kicillof es definir precios, importaciones y exportaciones, de distintas ramas industriales en función de las llamadas mesas de competitividad. Según su razonamiento, es el mejor camino para conocer costos y márgenes de las compañías. Además, está decidido a fijar metas.

Sostener y lograr un mayor crecimiento de la economía guían sus movimientos, dijeron a este diario. Eso explica otras iniciativas como la de flexibilizar las importaciones de insumos para la producción, entre otras, como anticipó Clarín en su edición de ayer. Kicillof apuesta a regenerar la confianza y si eso se traduce en una recomposición de reservas, hasta tiene planeada la posibilidad de que se pueda volver a comprar divisas para ahorrar.

En cuanto a los subsidios, que han escalado al 4,7% del PBI, los va a revisar, pero empezando “por investigar el destino de ese dinero y cómo los usan las empresas”, señaló la fuente consultada.

Desde el sector privado aseguran que en Economía estarían diseñando un esquema de tarifa social para poder ajustar las tarifas. Señalan incluso que cuando se estaba preparando para ser ministro, Kicillof consultó a las privatizadas acerca del consumo de los barrios carenciados y descubrió que no se puede diseñar una tarifa social en función de los kilovatios, ya que por el tipo de artefactos, suele ser alto. Kicillof, según cuentan, mostró preocupación acerca de cómo minimizar el impacto que podría tener en los precios una suba en las tarifas.

Por cierto, la principal inquietud del equipo económico es el desequilibrio de divisas en cuatro sectores clave: el turismo con un déficit de US$ 10.500 millones, la industria automotriz con US$ 9.000 millones, la electrónica de consumo (US$ 6.000 millones) y las importaciones de combustible (US$ 7.000 millones).

Otro que interrumpió ayer el descanso de fin de semana fue Juan Carlos Fábrega que mantuvo reuniones con la “línea” del Banco Central. El ahora timonel del organismo está decidiendo quién reemplaza a Matías Kulfas del cargo de gerente general y se encuentra a la espera de un nuevo director, cuyo nombre, definirá Cristina antes del próximo jueves.

Quienes lo conocen bien, que son un montón en el sector financiero, deslizaron que Fábrega se iba a apoyar en los técnicos del Central para las designaciones.

Entre tanto, en círculos empresario tomó fuerza la versión de que Cristina podría anunciar más cambios en su gabinete.

Y aunque Débora Giorgi ofició el último viernes de vocera del encuentro con industriales, junto a los empresarios Juan Carlos Lascurain y Daniel Funes de Rioja; llamaron la atención las críticas desde el propio oficialismo: apuntaron contra la política de ensamblaje en Tierra del Fuego impulsada por la funcionaria.

Fuente: clarin.com

A la página de categoría

Loading...