Mendoza es la provincia más cara para vivir y comer

22 de noviembre de 2013 14:58

19 0

Mendoza es la provincia más cara para vivir y comer

Un estudio del Índice Barrial de Precios determinó la suba en los valores para octubre de este año. Tanto la Canasta Básica Alimentaria como la Total registraron el mayor alza de todo el país.

Dicen que la inflación es la responsable. Todos la culpan y ella, ahí presente, sigue firme en su tesitura. Es lo que hace. Para eso los economistas le dieron una definición que el diccionario de la Real Academia registra así: “Elevación notable del nivel de precios con efectos desfavorables para la economía de un país”. Más tangible que lo que dicen los académicos es lo que sienten en los bolsillos cada uno de los mendocinos cada vez que va a comprar algo. Mucho más se siente si lo que se desea adquirir es un alimento.

Mendoza es la provincia en la que los productos de la canasta básica registraron un mayor aumento en el término de un año (ver aparte), según la medición del Índice Barrial de Precios (IBP) que recoge el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana. Para muestra basta un botón, dice el refrán, y sólo con comparar lo que costaba en octubre de 2012 un kilo de pollo ya se observa el aumento. El año pasado, el kilo de esta ave se pagaba en promedio $13,90, mientras que el mes pasado su precio fue de $18.

Karina Ferraris –recientemente electa concejal de Las Heras por la Unión Cívica Radical– es la directora del IBP en la provincia. “De todas las mediciones que se hacen, Mendoza ha mantenido la Canasta Básica Alimentaria (CBA) y la Canasta Básica Total (CBT) máscaras. Estamos por encima de todas las provincias y eso es una constante”, dijo Ferraris como uno de los datos sobresalientes de las mediciones que realizan en seis departamentos de Mendoza.

Otro de los puntos sobre los que la directora puso énfasis fue que, gracias a poder comparar un año con otro, se comprueba que las subas en los precios no se deben a efectos estacionales.

“El ascenso de los precios no se detuvo ni se detiene, ni siquiera durante el congelamiento que propuso el Gobierno por tres meses”, añadió.

Comer cada vez es más caro

“Los incrementos impactan muy fuerte en los productos alimenticios”, afirmó Ferraris, aunque su afirmación refuerza, con datos concretos, algo que se siente en el bolsillo todos los días. Que lo que aumente sean los alimentos afecta directamente, de acuerdo a lo que explicó, a las clases sociales más bajas. “El problema también está en que la suba de los precios se ‘come’ todos los aumentos de sueldos arreglados en paritarias y los asignados por el Gobierno, como en las asignaciones familiares o las jubilaciones”, explicó y sentenció: “El salario mínimo vital y móvil ha quedado desactualizado”.

¿Quién es el responsable?

“Acá hay que dejar en claro que los responsables del aumento de los precios no son los pequeños comerciantes. No es ni el carnicero ni el verdulero de la esquina, sino los fijadores de precios”, advirtió Ferraris.

Los “fijadores de precios” a los que se refiere son, según dijo, los grandes productores “en connivencia con el poder político”. Además señaló que las nuevas formas de asociatividad de pequeños productores, si bien son una forma de escaparles a los intermediarios, son también un ejemplo de que hay crisis económica.

Fuente: diariouno.com.ar

A la página de categoría

Loading...