Nana Mouskouri: "Sólo decidí seguir un camino"

22 de noviembre de 2013 06:06

45 0

Nana Mouskouri: "Sólo decidí seguir un camino"

La artista griega, toda una leyenda de la canción con su voz particular debido a una asimetría en sus cuerdas vocales, es una de las solistas femeninas más exitosas en la historia de la música, con 400 millones de discos vendidos. Quien ha compartido escenarios con figuras como Louis Armstrong, Harry Belafonte, Edith Piaf y Jaques Brel, y grabado en numerosos idiomas, quiso celebrar sus 80 años con una gira mundial, que la trae por estos días a la Argentina para actuar hoy en Buenos Aires y mañana en Córdoba.

-¿Por qué decidió volver a cantar luego de una gira tan emotiva como la de la despedida en 2008?

-Pensé que me estaba haciendo vieja cuando cumplí 60 años y comenzaron a preguntarme sobre mi retiro, así que al llegar a los 70 decidí hacer una gira para despedirme. Apenas finalicé, me dediqué a convencerme de que era lo mejor que podía haber hecho, pero siempre estaba buscando excusas para volver a cantar. Así que la mejor de todas es celebrar el haber llegado a los 80 años.

-Debe de haber más libertad en la selección de temas para una celebración de cumpleaños que para un tour de despedida, en la que hay cierta obligación con algunos temas emblemáticos.

-Para llegar tan lejos hay siempre que recordar lo primero que uno ha hecho y las primeras oportunidades que tuvo. Yo fui muy influenciada por cantantes como María Callas, Ella Fitzgerald, Judy Garland, Bob Dylan, Joan Baez y Mercedes Sosa, y será un poco de ellos lo que está presente en esta celebración, porque a través de su música me ayudaron a existir.

-Al comienzo, Manos Hadjikakis, un compositor griego que trabajaba con el gran poeta Nikos Gatsos, ellos me seleccionaron para cantar sus canciones. Yo era muy joven, tenía 20 años y me gustaba el jazz, así que les debo mi identidad griega, que es la que me ha distinguido. La primera canción fue "Hartino to Fenggaraki" (Luna de papel), que se convirtió en "mi" canción, no sólo porque su letra es muy poética, sino porque habla de lo esencial de lo que uno necesita. También María Callas, quién me dijo que era mucho mejor convertirme en una gran cantante popular que en una mala cantatrice y que lo más importante no es lo que hagas, sino cómo y por qué.

-Tiene un talento especial para los idiomas. ¿En cuál de ellos se siente más a gusto cantando?

-Siento que es una demostración de libertad y respeto poder comunicarme con las personas de los lugares que visito. El griego y el español son los dos idiomas en los que soy más valiente al cantar. Pero sobre todo, aprendo mucho de lo que dice cada canción, es muy importante que me convenza lo que dice.

-¿Qué significa ser reconocida, junto a María Callas, como la embajadora griega por excelencia?

-Lo agradezco con mucho respeto y me conmueve hasta las lágrimas. Siempre me he sentido griega a pesar de haber vivido fuera tantos años. Cuando era joven en Grecia, hace 55 años, no sabía lo que sucedía en el mundo, lo único que pude hacer fue salir y así lo hice. Mi identidad griega se reforzó con los otros idiomas y las otras canciones, se hizo más fuerte.

-La Unicef la nombró Embajadora de buena voluntad, también fue miembro del Parlamento Europeo. ¿Cree que los artistas pueden contribuir también desde esas posiciones?

-La Unicef es muy importante para mí y jamás me desvincularé de ella. Cuando se presentó la oportunidad, pensé que podía contribuir a través de la cultura y trabajé cinco años en el Parlamento Europeo, pero cuando no comprendieron mi mensaje no quise seguir. Pienso que al mundo le faltan hoy grandes líderes, vengo de la época de Kennedy, King y Mandela, en los que el mundo cambió, pero hay que seguir avanzando.

-Varios, especialmente compartir momentos con grandes músicos, como cuando trabajé de la mano de Quincy Jones. Pero uno de los momentos más especiales de mi vida fue a mediados de los 80, cuando canté por primera vez en el Herodes Atticus, en Atenas, donde yo había escuchado a María Callas y a Frank Sinatra; sentí que había conquistado el corazón de la escena en Grecia, así como el de su pueblo. Y ser madre, eso es insuperable.

-Sí, ella cantó conmigo hace 10 años, pero luego decidió seguir su camino. Que haya decidido volver es un placer inmenso, porque además es una excelente cantante.

-Siempre fue uno de mis temores, pero la verdad es que mi voz no ha cambiado, tiene la misma tesitura. Pienso que el secreto ha sido respetarla, aunque no he sido su esclava.

-Debo tomarme las cosas como vengan, si surgen nuevas oportunidades y estoy bien, por supuesto que lo haré. Solo decidí seguir un camino y averiguar si existe el amor y la paz, y para averiguarlo hay que dar y eso es lo que hago.

Fuente: lanacion.com.ar

A la página de categoría

Loading...