El peor Barça de los últimos tiempos

26 de noviembre de 2013 21:41

23 0

El peor Barça de los últimos tiempos

En Amsterdam, desde siempre cuna de buen fútbol, el Barcelona se dio un sonoro tortazo, reducido a la nada por un atrevido y encomiable Ajax que le robó la identidad al conjunto azulgrana y estrenó el casillero de derrotas de Gerardo Martino (2-1). No tiene especial relevancia en lo que a la clasificación europea se refiere ya que sigue dependiendo de sí mismo para llegar a octavos como primero de grupo, pero hay muchas lecturas de la mala noche del Barça, tan lejos de ser quien fue no hace tanto por mucho que a alguien le moleste la comparación. [Así lo hemos contado]

En un precioso escenario, de donde salieron muchos de los mejores jugadores del mundo hace unos años, no hubo ni rastro de ese equipo maravilloso cuyo principal rival es su pasado. El Barcelona, definitivamente, no se encuentra y ahora acepta que toca vivir de los resultados, que por lo menos son buenísimos y le mantienen líder en todos los frentes. Es lo que toca, así es su nueva vida.

Más allá del estilo, del que no hay noticias, al Barcelona le penalizó de entrada la falta de actitud, contemplativo en una cita que jamás se tomó en serio hasta que le vio las orejas al lobo. Fue maltratado por un notable Ajax y no es exagerado hablar de baño en el primer tiempo, un despropósito del que no se salvó nadie.

La defensa, con Puyol en el lateral derecho y Montoya en el flanco opuesto, fue una caricatura y el centro del campo nunca existió. Xavi no vio la pelota, Iniesta apenas participó y Song no fue capaz de frenar el ímpetu del cuadro holandés, que aplicó a las mil maravillas una receta que teóricamente comparten ambos escudos.

El Barcelona jugó al trote y el Ajax presionó hasta ahogar, premiado su esfuerzo con el gol de Serero a los 18 minutos. Escuela y tradición para compensar la falta de nombres que antes sí hubo en la tierra de los tulipanes. Bravo por el Ajax.

Ni siquiera con el tortazo reaccionó el Barcelona, del que no hay ocasiones para relatar en el primer acto, apenas una carrera de Neymar con disparo desviado por un defensa. El brasileño es de lo poco digno en unos 45 minutos decepcionantes que encima terminaron de la peor manera posible, con un tanto de Hoesen que retrató a los catalanes y a su flojísima zaga. El peor Barça de los últimos tiempos, no hay duda.

La noche, sin embargo, le dio otra oportunidad en una jugada fundamental al poco de la reanudación, penalti y expulsión de Veltman por cazar a Neymar siendo el último hombre. Se le abrió la puerta de la esperanza sin merecerlo, de nuevo en la pelea gracias a la transformación de Xavi desde los once metros y a la superioridad numérica.

Un partido diferente en el que subió una pizca el nivel, pero que tampoco fue ninguna maravilla. Se adueñó de la pelota, pero rara vez generó sensación de peligro, con Piqué de delantero a la desesperada y sin que nadie diera un paso al frente.

Se consumió resignado, poblado el equipo de chicos de la cantera con poco pedigrí para estas noches de Champions. Desde ya, se señala a Martino, que esta vez sí tendrá que gestionar la susceptibilidad del entorno, sensible como ningún otro en la derrota. Pero lo que duele no es perder, lo que duele es el cómo.

Fuente: abc.es

A la página de categoría

Loading...