Ricardo Fort, velado en la tele

27 de noviembre de 2013 03:34

60 0

Ricardo Fort, velado en la tele

La familia de Ricardo Fort decidió no velarlo. La tele, en cambio, lo veló anoche, a su manera.

Ayer se repitió en la tele una charla radial del mes de agosto último donde, por esas cosas del humor negro, Ricardo fantaseó con su velorio. Lo imaginaba tan desmesurado como su modo de encarar la vida. Entonces, su muerte no era más que una hipótesis macabra planteada como un juego de radio. Ayer, en cambio, fue una triste realidad y su familia quiso una despedida recoleta. La decisión fue cuestionada por ciertos periodistas televisivos y también por sus fans en las redes sociales. Yo no diré sobre ese asunto una sola palabra: tan misteriosa, inaceptable y contundente es la muerte que no me atrevería jamás a opinar sobre lo que hace una familia —la que sea— en esas circunstancias.

Lo que sí les diré es que, a mi modo de ver, Ricardo Fort no partió de este mundo sin velorio. Anoche fue velado en la tele, exactamente el sitio donde quiso vivir. Los noticieros vespertinos se ocuparon del tema durante largo rato. América modificó su programación para tratar la muerte de Fort en continuado: lo que empezó por la mañana, apenas conocida la noticia, siguió en el noticiero vespertino, en "Intratables" y en "Animales sueltos". "Bendita" y "Duro de domar" —ambos de Canal 9— se dedicaron a analizar su vida y su prematura muerte. El Trece le dedicó gran parte de "Telenoche". La señal TN repitió esta madrugada la emisión de "Tiene la palabra" que tuvo a Fort como entrevistado. Hasta Susana Giménez, en Telefe, se hizo eco de la noticia y despertó el enojo de Santiago Del Moro, quien manifestó en Twitter: "SG DESPRECIO a Fort en vida... Hoy cubre su Muerte! #elRatingTodoLoPuede". Seguramente, el tuit del conductor de "Infama" e "Intratables" alude al hecho de que Ricardo Fort no haya podido cumplir el sueño de visitar el living de Susana.

Imposible es saber lo que piensan los muertos sobre las despedidas que les hacemos los vivos. Pero necesitados de consuelo, a los vivos nos da por suponer que donde sea que los muertos estén, habrán de conservar sus gustos, su carácter, sus grandezas y sus debilidades. En base a esa suposición, intuyo que a Ricardo Fort la tele lo veló como él habría querido: al más puro estilo televisivo. Aquel estilo que lo encandiló mientras la miraba de afuera y que adoptó, encantado, apenas traspasó la frontera.

La tele lo veló con segmentos de sus musicales y sus reality shows. Con panelistas debatiendo sobre la vida del millonario extravagante. Con médicos, abogados y psicólogos invitados. Con Guido Suller y Mónica Gutiérrez. Con el recuerdo de sus peleas mediáticas y sus declaraciones desesperadas sobre el dolor de huesos que lo martirizaba. Con movileros frente a la puerta de la cochería dando cuenta del puñado de fans que ponían flores en la puerta. Con el vértigo del minuto a minuto, las tandas publicitarias y los informes de archivo. La tele veló a Fort en el clásico formato televisivo: hasta la polémica para hoy quedó servida, con el tuit de Del Moro sobre Susana.

Hay algo que recuerdo bien: el día que murió Sandro, Ricardo Fort estaba en Mar del Plata y desde allí cantó un tema del Gitano. Dijo que quien había vivido apasionado por la música merecía ser despedido con música. Ricardo Fort vivió apasionado por la tele. Merecía ser despedido por la tele y en la tele como lo hace la tele.

Fuente: clarin.com

A la página de categoría

Loading...