Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Desde mañana será más caro pagar en cuotas

31 de enero de 2017 21:59
29 0
Desde mañana será más caro pagar en cuotas

La aplicación desde mañana del Programa Precios Transparentes que impulsa el Gobierno nacional encarecería los precios de los productos que se compran con tarjetas de crédito, incluyendo a los Planes Ahora 12 y Ahora 18, al menos en el corto plazo, según admitió el economista jefe de la Cámara de Comercio y Servicios de la Argentina, Matías Bolis Wilson.

Pese a ello, Bolis Wilson aclaró que la iniciativa que impulsa el secretario de Comercio Interior, Miguel Braun, apunta al mediano plazo, de la mano de la esperada “desinflación” de la economía nacional (en parte, ya en marcha), pese a que analistas privados advierten sobre un primer trimestre muy “movido” en materia de precios.

“Hay que desdramatizar. La medida del Gobierno, que celebramos, por cuanto contribuye a dotar de mayor transparencia al mercado, rendirá sus frutos”, opinó el profesional.

Sin embargo, en lo inmediato, la propia forma por la cual clientes y comerciantes se reparten el costo del financiamiento obligará a un salto en los precios que pagarán quienes prefieren comprar en cuotas.

¿Por qué? El economista Ariel Setton, en su cuenta de Twitter, lo explica en términos muy didácticos a través del siguiente ejemplo. Supongamos que un comercio vende un producto a un valor de mercado de 100 pesos al contado (el cliente lo puede pagar en efectivo, es decir, pagando los billetes contantes y sonantes, con tarjeta de débito o de crédito en una cuota).

El comercio del ejemplo ofrece, además, que el bien se pague en 12 cuotas “sin interés”. Y aquí viene un primer problema, sencillamente, porque las cuotas sin interés no existen. Esto porque las tarjetas de crédito cobran a los comercios un interés por el financiamiento -el plástico más importante les pide hoy un 43% anual- que los comerciantes pueden -o no- trasladar al precio final de venta al público.

Hecha esta aclaración, suponiendo un costo para el financiamiento del comercio del 20%, bajo el esquema que impera hasta hoy, la modalidad más elegida por los comerciantes era distribuir ese costo entre los productos que vendían al contado y financiados.

En el ejemplo de Setton, si el producto vale 100, lo venden a 110 pesos bajo modalidad contado y financiado, descargando en partes iguales el costo del financiamiento que debían pagar.

El monto que se descarga en el cliente depende, claro está, del volumen de ventas del comercio, de qué producto se trate (si se vende mucho, si es fácilmente sustituible por otro, étc) y de la distribución de ventas al contado/financiado que tenga el comercio.

Aclarado este segundo punto, señala Setton, bajo la modalidad que finaliza hoy, gana el que paga en cuotas “sin interés” (porque no paga todo el costo financiero de lo que compra, es decir, el 20%) pero paga más aquel que no quiere o no puede pagar en cuotas (porque paga más caro que lo que debería, ya que su compra es contado, no en cuotas).

“Hay que tener en cuenta que acá no hay malicia por parte del comercio. Además, el traslado al cliente del costo del financiamiento está directamente atado al nivel de ventas que tenga el local. Y en una época recesiva, como la actual, generalmente, el traslado no pude ser lineal”, aclaró Bolis Wilson.

Pero a partir de mañana, por la Resolución 51/2017 de la secretaría de Comercio, el precio de contado deberá ser exhibido al comprador en forma aparte del precio financiado. Por ejemplo, el precio al contado deberá ser de 100 pesos y financiado de 120 pesos, donde el costo del financiamiento se descarga en forma íntegra en el precio financiado, perjudicando a quienes opten por esta modalidad de compra.

“Por lo tanto y en el corto plazo, es posible que caiga el consumo. En particular, de bienes durables, ya que también se suelen comprar con tarjeta”, advierte Setton.

Desde el Gobierno, aclararon que tanto el Ahora 12 como el Ahora 18 permanecerán inalterados.

De todas formas, siguiendo la lógica anterior, los precios de los productos financiados bajo esta modalidad también subirían con respecto a los de contado, aunque en este caso, por tener un costo de financiamiento menor, el incremento sería, naturalmente, también menor.

Fuente: lanueva.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0