Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Macri prometió revisarla ley de coparticipación, pero condicionó la ayuda

27 de enero de 2016 04:37
23 0
Macri prometió revisarla ley de coparticipación, pero condicionó la ayuda

Dijo que la discusión por el reparto federal es "una deuda pendiente", pero advirtió que no asistirá a las provincias "que no hagan bien las cosas"; giró fondos a Córdoba

CÓRDOBA.- El presidente Mauricio Macri aprovechó ayer su visita a esta provincia para intentar calmar a los gobernadores peronistas que reclaman por un reparto más equitativo de la coparticipación federal. "El debate por una nueva ley es una gran deuda pendiente", dijo el jefe del Estado. E insistió en que hay que instrumentar una devolución de "herramientas" a las provincias.

Las expresiones se interpretaron como un intento de evitar confrontaciones y distender el clima antes del encuentro que los jefes provinciales del PJ mantendrán hoy con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

De todos modos, el Presidente advirtió que "no puede ser que uno siga asistiendo a aquel que no haga las cosas bien". Sentado al lado del gobernador cordobés, Juan Schiaretti, y después de la primera reunión de gabinete fuera de la ciudad de Buenos Aires, insistió en que quiere asegurarse de "tener la mejor información parapoder ayudar".

Macri llegó pasadas las 9 e inmediatamente subió al helicóptero que lo trasladó a Villa Cura Brochero, donde compartió la misa de cierre de la Semana Brocheriana con la cúpula de la Iglesia (ver aparte).

De regreso, a las 12.30, encabezó una reunión de los gabinetes nacional y provincial, y, 90 minutos después, dio una conferencia de prensa junto con Schiaretti. El cordobés -quien no se expresó sobre el reclamo de sus pares- planteó que el encuentro significa el fin del "cepo institucional" entre los dos distritos.

Los vínculos entre la Nación y Córdoba se cortaron en 2008, cuando las autoridades provinciales apoyaron el reclamo del campo. Desde entonces, no hubo diálogo.

Macri comparó esa situación con la que le tocó enfrentar cuando era jefe de gobierno porteño, "cuando no nos alineamos con el ex gobierno nacional". Insistió en que es necesario premiar a los gobernadores que administran bien sus recursos y adelantó que su objetivo es "ir generando agenda en todas las provincias, no más clientelismo".

También adelantó que cumplirá su promesa de campaña de modificar el impuesto a las ganancias cuando arranque la actividad en el Congreso. Schiaretti apoyó los conceptos del Presidente sobre las modificaciones en el reparto de fondos para los distritos. "Es necesario cambiar la ley de reparto a la coparticipación", dijo. Pero no entró en detalles respecto de los puntos clave que deberían tratarse.

El ex gobernador José Manuel de la Sota, quien sigue en Brasil, también se mantuvo al margen de la posición asumida por los gobernadores peronistas. "El acuerdo es no levantar la voz. Porque si critica, le embarra la cancha a Schiaretti, y si avala, le quita protagonismo", argumentó un colaborador del aliado de Sergio Massa.

La estrategia de Schiaretti funcionó. En las últimas semanas sumó gestos a favor de la Nación, como una reforma previsional que despertó muchas críticas de gremios y opositores provinciales, y la adhesión a la emergencia en seguridad. El premio a la buena relación fue que la Casa Rosada prometió $ 15.000 millones para obras y avales para financiamiento internacional.

Macri no escatimó elogios para el distrito en el que logró el 72 por ciento de los votos en el ballottage. Aseguró que Córdoba es la provincia "con más capacidad de empujar a la Argentina". Y, apenas llegó, sostuvo que quería "escuchar al equipo del gobernador, ver qué necesitan, así podemos tirar todos para el mismo lado. Necesitamos estar todos juntos".

En la reunión de gabinete se consensuó un plan de obras viales a ejecutar en los próximos cuatro años, en el que la Nación aportará $ 13.000 millones. También se acordó la financiación conjunta de la ejecución de las obras de regulación en el cordón Sierras Chicas, la zona afectada por las inundaciones en 2015, y el sistema cloacal para la capital.

En materia de energía, la Nación y Córdoba zanjaron una pelea de vieja data: convinieron suspender las causas judiciales por 90 días por deudas y acreencias mutuas, para tratar de llegar a un acuerdo. A su vez, se acordó que la administración central otorgará los avales necesarios para financiamiento internacional para gasoductos troncales.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0