Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Macri reconoció errores en el caso del Correo y ordenó frenar el acuerdo

17 de febrero de 2017 00:52
26 0

Macri usó una particular frase para difundir este video de turismo

El Gobierno de Mauricio Macri volvió a recalcular. Primero, rechazaron el dictamen de la fiscal Graciela Boquín en contra del acuerdo entre el Estado y el Grupo Socma. Después, dijeron que el acuerdo era beneficioso para el Ejecutivo; que el Presidente no sabía nada y que la fiscal respondía a la procuradora Alejandra Gils Carbó. El ministro Oscar Aguad sostuvo que la negociación había sido convenida con la jefatura de Gabinete. Marcos Peña señaló que no existía ningún tipo de conflicto de interés. Convocaron a la oposición y pidieron un informe de la AGN. Ningún argumento sirvió para desactivar la polémica que arrancó hace nueve días. El Presidente lo entendió y ordenó desandar el acuerdo. (Aguad) actuó conforme a la ley. Técnicamente lo ha hecho bien, pero no alcanzó. Por eso lo he instruido de que volvamos a fojas cero", declaró el jefe de Estado en una conferencia de prensa realizada ayer en el Salón Blanco de la Casa Rosada.

"Queremos un acuerdo integral para solucionar este problema", dijo el Presidente, y pidió que la Justicia "traiga una propuesta". Hasta ayer, Macri había evitado referirse públicamente a la discusión por el acuerdo, que según el dictamen de la fiscal equivaldría al 98% de la condonación de la deuda con la empresa concesionada a su padre, Franco Macri. Primero habían hablado funcionarios de segunda línea; luego le siguió Aguad y Peña y la vicepresidenta Gabriela Michetti. Por la mañana, en la reunión de coordinación matutina; se resolvió la convocatoria a los periodistas. “Evidentemente existía el reclamo de que hablara el Presidente”, se sinceró un funcionario.

Macri, que dilató media hora su aparición, tardó dos minutos con cuarenta segundos en mencionar la palabra clave “Correo”, que no abandonó la agenda pública ni política en la última semana. “Alrededor del tema correo se hablaron muchas cosas en los últimos días; muchas que no son verdad, con mala intención, pero ya estamos en un año electoral”, justificó el Presidente, que minutos después, en la ronda de preguntas, insistiría con la misma tesis, que también utiliza para explicar la movilización de la CGT del próximo 7 de marzo y el comportamiento de la oposición.

Sin embargo, el mandatario reconoció errores. “Tengo que reconocer que faltó algo de mi parte. No pensamos en un mecanismo para controversias judiciales como ésta, como la del Correo con el Estado, donde el concesionario del Correo era mi padre”, explicó. Antes, en la introducción, se hizo cargo de su pasado empresario, pero enfatizó que su alejamiento de las empresas familiares se produjo cuando asumió como titular de Boca, cuatro años antes de que el Correo -que entonces dirigía el actual director de la reestatizada empresa, Jorge Irigoin- decidiera no pagar más el canon correspondiente. El Presidente reconoció también como un error la falta de difusión del acuerdo. "Faltó un mecanismo de difusión de lo que se estaba haciendo", señaló. La fiscal Boquín notificó que no había sido puesta en conocimiento de la audiencia pública en la que se acordó el pago.

“Lo del Correo nunca se llegó a concretar, nadie pagó, nadie condonó, está en una instancia judicial. La SIGEN hubiera actuado si el ministro hubiera llegado a terminar. No terminó. No hay hecho consumado", expuso el mandatario, cuando se lo consultó por la falta de recomendaciones de la sindicatura.

El Presidente evitó contestar si había hablado en los últimos días con su padre a propósito de la polémica. “Mi padre es un capítulo aparte”, se limitó a contestar. Funcionarios del Ejecutivo sugirieron que el ex titular de Socma -que en abril cumplirá 87 años- no atraviesa un buen momento de salud. El mandatario bromeó sobre la relación de su progenitor y la de su aliada Elisa Carrió. “Mi padre y la doctora Carrió no congenian mucho, me ha tocado estar en el medio”, dijo. Los funcionarios presentes -estuvieron Michetti, Peña, José Torello, Luis Caputo y Fernando de Andreis- festejaron la ocurrencia.

El Presidente defendió también las rectificaciones de su administración, que en las últimas semanas se multiplicaron: desde los feriados del 24 de marzo y del 2 de abril a la anulación del decreto de ART. “Yo soy falible. Si me equivoco, pido disculpas y me corrijo”, argumentó. El mandatario señaló que instruyó a la Oficina Anticorrupción para que determine un sistema para dirimir “futuros conflictos similares”.

La fiscal Boquín sostuvo en su dictamen -en base a un informe de la Dirección de Asesoramiento y Análisis Financiero Integral (DAFI), que la empresa debería abonar entre $4 mil millones y $70 mil millones -según los plazos que eligiera para pagar- sobre una deuda que era de 296 millones en 2001. En el Ejecutivo estimaban que la cifra no podría superar los $600 millones.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0