Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Mauricio Macri visitó el barrio insignia de Milagro Sala y pidió terminar con el clientelismo

2 de agosto de 2017 23:34
31 0

Se llevan a la fuerza a Antonio Ledezma de su casa en Venezuela

En la semana en que la justicia jujeña comenzó a evaluar si otorgará la prisión domiciliaria a Milagro Sala, el presidente Mauricio Macri viajó a esa Provincia para acompañar al gobernador Gerardo Morales en un acto de campaña montado nada menos que en el barrio Alto Comedero, la principal insignia de la Tupac Amaru. “Queremos terminar con el clientelismo”, disparó Macri, mientras que Morales fue más allá y llamó “burócratas” a los miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), quienes solicitaron las “medidas alternativas” a la prisión para la dirigente social.

Con la típica escenografía de Cambiemos y el escenario 360 °, el acto se tuvo lugar en un galpón de la Federación Gaucha, al borde de la ruta 66, frente al cerro Zapla, dentro de las más de 200 hectáreas que componen Alto Comedero; donde se encuentra "El Cantri" -el barrio con escuela, salas de salud y piletas que montó la líder de la Tupac- y a diez minutos en auto del propio penal donde Sala permanece detenida desde enero de 2016.

Sin hacer mención de Sala, el Presidente habló de “clientelismo”. “Queremos terminar con el clientelismo; devolverle la independencia a cada argentino y que cada jujeño pueda elegir dónde vivir y desarrollarse”, aseguró ante unas cinco mil personas que coreaban su nombre y el hit de Cambiemos: “sí, se puede”.

También, en un claro guiño a Morales -a quien Sala acusa de perseguirla judicialmente- planteó que “el cambio” iniciado en Jujuy significa “poner al Estado al servicio de la gente, de los jujeños, y no de la política”.

Entre quienes asistieron al acto se encontraba una columna de militantes de la Organización de Desocupados Independientes de Jujuy (O.D.I.J.); la cual había participado del acampe de 51 días frente a la gobernación- por el que detuvieron en un inicio a la líder de la Tupac-, y que hoy apoya a Morales.

El gobernador radical fue más directo en su acalorado discurso y, tras referirse a la resolución de la CIDH como “esa mala noticia”, sentenció sobre los miembros del organismo: “Se han terminado convirtiendo en una facción de burócratas que vive en Washington y no sabe cómo vive la gente en Jujuy”.

Envalentonado con los aplausos, consideró al documento “una proclama política” y ratificó: “Los jujeños hemos tomado la decisión de tener paz. Nadie nos quita la paz lograda ¡A luchar!”.

Se trata de un endurecimiento del discurso, ya que conocida la resolución, el Gobernador había tuiteado: "No comparto que la CIDH otorgue el privilegio de prisión domiciliaria a corruptos aunque sus cautelares son obligatorias". Sus palabras, en plena campaña, tienen como destinatario a su tropa y los votantes que temen que una mayor libertad de Sala signifique un rearme de las fuerzas de la Tupac Amaru, hoy diluidas en Jujuy, y retornen los cortes de calles y puentes.

Es la quinta visita de Macri a Jujuy desde que es Presidente. Antes, ya la había elegido para cerrar su campaña presidencial. "Le ha tomado el gustito a Jujuy",.consideraba orgullosa una militante radical presente en el acto. Pero además, de cara a las legislativas, Jujuy es un distrito clave para el oficialismo, ya que es uno de las ocho provincias en las que se eligen senadores, además de diputados.

El Gobernador fue a buscar a Macri al aeropuerto jujeño, donde compartieron una reunión privada, y juntos llegaron en helicóptero al predio de la Federación Gaucha, en medio de un fuerte operativo de seguridad que incluyó detectores de metales para los vecinos que ingresaban al tinglado.

Desde la Casa Rosada aseguraron que la visita ya estaba programada como parte de los viajes de campaña que cada día Macri hace a las provincias, incluso desde antes de la resolución de la CIDH. Aunque lo cierto es que la fecha se terminó de cerrar después de esa noticia y la lectura inevitable indica un fuerte gesto de respaldo a Morales, con quien consolidó una muy buena relación, aunque en la Convención Nacional de Gualeguaychú, Morales había votado en contra de que la UCR se aliara al Pro.

Pero su llegada se da en un momento clave. El viernes pasado, la CIDH solicitó al gobierno nacional que busque "medidas alternativas" a la prisión de la dirigente social en Alto Comedero. Ahora los jueces locales deben decidir si le conceden la prisión domiciliaria o bien disponen algún mecanismo de fiscalización electrónica. Tienen un plazo de 15 días para responder, tiempo que ya empezó a correr.

Pero recién ayer, el Tribunal Superior de Jujuy había recibido la notificación y reenviado a los dos jueces que deben expedirse por las tres causas que mantienen detenida a "La Flaca", como se la conoce a Milagro Sala en Jujuy. Una de ellas es la conocida como "pibes villeros", en la que enfrenta cargos por "asociación ilícita, fraude y extorsión" por el supuesto desvío de fondos nacionales para obras de vivienda.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0