Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Merkel quiere ser lo único que permanece estable en un mundo lleno de turbulencias

21 de noviembre de 2016 05:26
20 0

La canciller confirmó ayer que se presentará a un cuarto mandato el año que viene

PARÍS.- Tras 11 años en el poder, Angela Merkel anunció ayer su intención de volver a presentarse ante los electores en 2017 para un cuarto mandato. Decana de los gobernantes occidentales y la dirigente más popular de su país, la canciller alemana es percibida por sus conciudadanos como una garantía de estabilidad en este mundo de turbulencias.

"Quiero servir a Alemania", declaró al confirmar que se postulará a su reelección. "Estoy preparada para presentarme nuevamente", precisó al término de una reunión de la cúpula de su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU), y reconoció que tomar esa decisión le había exigido una profunda reflexión.

A los 62 años, después que tres mandatos y sobre todo tras la elección de Donald Trump en Estados Unidos, Merkel sabe que los alemanes cuentan con ella para enfrentar un futuro incierto. Un sondeo divulgado ayer por el diario popular Bild am Sonntag reveló que el 55% de los electores son partidarios de que permanezca en el poder.

Dentro de su partido es casi un ídolo, con una tasa de popularidad que llega al 92% entre los simpatizantes de la CDU. A nivel nacional también es la preferida de las mujeres (66%) e incluso una mayoría de 54% de votantes del Partido Socialdemócrata (SPD) quiere que Merkel permanezca en la cancillería.

Si gana las próximas elecciones legislativas, previstas para septiembre de 2017, estará en condiciones de superar los récords de los dirigentes más longevos que tuvo Alemania después de la Segunda Guerra: Helmut Köhl permaneció 16 años en el poder (de 1982 a 1998) y Konrad Adenauer gobernó 14 años (entre 1949 y 1963).

El anuncio de ayer descarta las posibilidades de una lucha dentro de la CDU entre dos elefantes partidarios que aspiraban a su sucesión: el ministro de Finanzas, Wolfgang Schauble, de 74 años, y la responsable de Defensa, Ursula von der Leyen (58).

Por un momento, hace algunos meses, sus adversarios y los analistas políticos pensaron que había llegado el ocaso de Merkel, sobre todo después de las severas derrotas sufridas en varias elecciones regionales. Esa pérdida de popularidad fue esencialmente atribuida a la crisis provocada por la llegada de 1,5 millones de refugiados a partir de 2015.

Su popularidad, que había llegado al 86% cuando comenzó la ola migratoria, descendió al 63% en la época de las elecciones regionales y ahora volvió a subir al 71%. Ese fenómeno obedece a la inquietud que suscitan el Brexit, la victoria de Trump en Estados Unidos y, al mismo tiempo, el ascenso de la extrema derecha, tanto en Alemania como en otros países europeos. En Europa también existe profunda inquietud por la política cada vez más agresiva del líder ruso Vladimir Putin, las tentaciones totalitarias del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, las consecuencias de la guerra Siria y la inestabilidad del mundo árabe.

En ese contexto, salvo que se produzca un cambio radical de tendencia, la reelección de Merkel el año próximo no presenta dudas. Si las elecciones se realizaran ahora, la CDU y sus aliados lograrían 33%, según un sondeo del instituto Emnid. Sus principales adversarios, el Partido Social Demócrata (SDP) reuniría 24%; Los Verdes, 12%; La Izquierda, 9%; los populistas de Alternativa para Alemania (Afd),13%, y los liberales del FDP, 5%. Con esos resultados, Merkel se vería obligada a repetir una alianza de gobierno con los socialdemócratas.

Esas previsiones, sin embargo, constituyen apenas un indicio de la tendencia del electorado. En las últimas elecciones, en 2013, Merkel logró el mejor resultado de su carrera, con 41,5% de los votos. Ese nivel la colocó al borde de obtener la mayoría absoluta.

Ahora, ungida hace pocos días por Barack Obama como "último baluarte de los valores de Occidente", se prepara para asumir esa herencia y hacer frente al desafío más importante de su vida.

"Eso de que todo depende de mí me honra, pero al mismo tiempo me parece grotesco y exagerado"

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0