Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Michetti quiere concentrar más funciones ejecutivas

11 de febrero de 2017 15:48
45 0

El video que subió CFK sobre Kirchner y el Correo Argentino

Víctor Martínez, Eduardo Duhalde, Carlos Ruckauf, “Chacho” Alvarez, Daniel Scioli y Amado Boudou. Los vicepresidentes argentinos desde el regreso de la democracia han oscilado entre la intrascendencia, el silencio, los escándalos políticos y la corrupción. Gabriela Michetti lo sabe desde hace tiempo. Por esa razón en 2015 desoyó a Mauricio Macri e intentó sucederlo en la Ciudad. Cuando perdió, aceptó el cargo que Macri le había reservado. Ahora, cuando espera que el juez Ariel Lijo la desvincule de las sospechas por el origen de los fondos que le robaron en su casa, la vicepresidenta apuesta a “llenar de contenido” el cargo institucional que ejerce, convertir la vicepresidencia en un ministerio más, el número 23.

Cada vez tiene más asistencia en las reuniones de coordinación del Gobierno, pero -relegada de las negociaciones políticas del Senado, a cargo del ministro de Rogelio Frigerio y Emilio Monzó- Michetti piensa en imprimirle a su gestión un aire del “modelo estadounidense”. Quiere inspirarse en el legado de Al Gore, que a la sombra de Bill Clinton logró levantar la bandera del cambio climático. Michetti quiere convertir a la Argentina en un centro de producción de conocimiento sobre “creación de empleo”, una urgencia en la Argentina -con 9,6% de desempleo- pero una discusión latente también en el mundo industrializado. Quiere que su institución o el Senado, que formalmente preside, organice foros con especialistas de todo el mundo. También se entusiasma con generar un caso testigo. Como ya explicó, quiere que las tejedoras e hiladoras de comunidades originarias del país ubiquen sus productos entre los segmentos más pudientes de Europa y los Estados Unidos. Dicen que ya cosechó apoyos peronistas: desde el papa Francisco al líder de la CGT Héctor Daer.

Desde que asumió la vicepresidenta sigue de cerca tres temas: hábitat, género y discapacidad. En diciembre, antes del retiro espiritual del Presidente y el Gabinete en Chapadmalal, el vicejefe Mario Quintana le sugirió que asumiera el control de esas políticas. Los equipos técnicos de la vicepresidenta llevarán a cargo la agenda de género junto al ministerio de Desarrollo Social y la Jefatura de Gabinete, tal como consta entre los 100 objetivos prioritarios del Ejecutivo. Según la misma hoja de ruta, la Cartera de Carolina Stanley también trabajará con Michetti en los temas de discapacidad. Respecto de Hábitat, sigue de cerca la gestión de la subsecretaria Marina Klemensiewicz, a cargo del desarrollo de las 100 localidades más pobres del país.

El año pasado Macri le encomendó dos tareas. Una de “cabotaje” y otra “internacional”. La primera tiene que ver con el recorrido de la vicepresidenta por las provincias. Si bien es recibida por los gobernadores, el Presidente le pidió que estuviera “cerca de la gente”. Sigue confiando en la imagen de su amiga; aunque cuando descansa, relega el poder en Marcos Peña.

La misión internacional consistió en la representación del país en distintos foros internacionales y en misiones comerciales. El resultado, aseguran, fue exitoso. Un informe de la vicepresidencia habla de inversiones por 2.400 millones dólares. Amiga de la canciller Susana Malcorra, viajó a Canadá y preparó el terreno para la visita del primer ministro Justin Trudeau a Buenos Aires. En lo inmediato, antes de partir a Australia y Nueva Zelanda, la vicepresidenta viajó a los Estados Unidos para participar de un encuentro ecuménico internacional. Allí tuvo oportunidad de dialogar brevemente con el vicepresidente estadounidense Mike Pence. La vice sí tuvo más tiempo para entrevistarse con el embajador argentino en Washington, Martín Lousteau, que -a pesar del oficialismo- todavía quiere ser jefe de Gobierno.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0