Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

La mochila anímica que carga Gonzalo Higuaín es demasiado pesada

11 de agosto de 2017 19:23
32 0

Es correcta la decisión de Sampaoli y deja un gran mensaje: excepto Messi, no hay más intocables.

Jorge Sampaoli mueve las fichas como debe hacerlo un entrenador que apuesta a cambiar la historia. Sin complejos. Sin ataduras. Sin miedos. Acosado por el tiempo y casi sin espacio para entrenar, piensa, charla, comparte videos con los jugadores y luego elige de acuerdo a su gusto. Así de simple. El mensaje, tan saludable como justo, no contiene grises: excepto Lionel Messi, se acabaron los intocables en la Selección.

Se comprende que Sampaoli resuelva marginar de la primera lista para jugar por los puntos a Gonzalo Higuaín. En el Centenario de Montevideo no podrá fallar Argentina. Se imagina un partido cerrado, con escasez de situaciones de gol. Para enfrentar un cuadro de ese tipo, se requiere claridad, cabeza fría, vacía de esos fantasmas que -cada vez más- sobrevuelan al Pipita a partir de la acumulación de definiciones imperfectas en momentos clave de las finales frustradas.

Planteando un escenario de elección para un picado en el barrio, en un clásico “pan y queso”, Higuaín invita a ser elegido antes que Mauro Icardi o Sergio Agüero. Sin embargo, este es otro contexto. Es la Selección. Y con esa camiseta, la mochila anímica que carga el Pipita es demasiado pesada. En ese sentido, el polémico 9 del Inter le saca una ventaja colosal al de la Juventus y, además, al del Manchester City: su memoria celeste y blanca está vacía de momentos. No contiene ni alegrías ni padecimientos. Tiene el cien por ciento del espacio por completar. Todo lo bueno o lo malo está por grabarse. Nada hay para borrar.

Es real que Icardi nunca jugó con Messi, Dybala y Di María. Significa un riesgo que la primera vez sea en un partido crucial de una Eliminatoria para un Mundial. Ahora bien: tampoco Higuaín representa una garantía de gol y de dulce funcionamiento ofensivo.

Tal vez existía un punto intermedio: citar también a Higuaín, pero sentarlo en el banco. A lo mejor Sampaoli consideró que no era sano para el Pipita y para el Kun ponerlos a competir por ser el segundo de Icardi. Seguro que algún grado de influencia ejerció el viaje desde Manchester a Londres de Agüero para reunirse exclusivamente con el técnico en un encuentro que no figuraba en agenda, evidenciando una prueba de ganas totales. ¿Será que en el arranque de una temporada el Pipita demora más en ponerse a punto físicamente que el Kun?

“El único titular es Messi”, remarcó Sampaoli en su última conferencia de prensa. No mintió. A la gira por Australia y Singapur fue Higuaín, pero no Agüero. Ahora es al revés. Mañana tal vez vuelva a cambiar. Se acabó la historia de Javier Mascherano como “5”: en esta nueva etapa será marcador central y hasta no se descarta que sea suplente en Uruguay. No son crueldades. No son decisiones desagradecidas con jugadores que regalaron inmensas alegrías. Hoy, excepto Messi, no hay intocables. Lo decidió un técnico que, por fin, llegó a la Selección para ser él. Y no tiembla.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0