Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Una mujer declaró que mantuvo una relación sentimental con el cura Viroche

17 de octubre de 2016 05:10
28 0

Según la testigo, que es viuda, el vínculo se extendió entre agosto de 2015 y enero de este año; dijo que el párroco invocó las amenazas para poner fin a la situación

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- Mientras el fiscal Diego López Ávila sigue recabando pruebas para tratar de esclarecer la muerte del cura Juan Viroche, y los peritos de la Gendarmería confirmaron inicialmente el trabajo de sus pares provinciales, que no hallaron hasta ahora ningún indicio de criminalidad que controvierta la hipótesis más firme aún, la del suicidio, se conoció en estas horas una declaración conmocionante: la de una mujer que afirmó haber tenido un romance con el sacerdote.

El párroco, que en los últimos años venía denunciando en sus misas el avance del narcotráfico en la zona este de la provincia, fue encontrado ahorcado en el interior de la parroquia de La Florida, a 16 kilómetros de la capital provincial, el miércoles de la semana pasada. Días antes, Viroche había recibido amenazas telefónicas y a través de las redes sociales.

Aunque la cuestión de la eventual incidencia de las amenazas de los narcos en la muerte es objeto de investigación, la pista que más avanzó está relacionada con los vínculos sentimentales que el cura habría mantenido con al menos tres mujeres. Según consta en el expediente, los familiares de una de esas jóvenes habrían "escrachado" a Viroche en las redes sociales y amenazaban con revelar su supuesta doble vida.

No bien se conoció la noticia de la muerte de Viroche, de 47 años, comenzó a circular la versión del romance del sacerdote con una mujer de La Florida, una viuda que fue ubicada por personal de la División Homicidios y, por orden de López Ávila, llevada a declarar la semana pasada. En su testimonio, la mujer confesó que mantuvo una relación amorosa con Viroche entre agosto de 2015 y enero de este año. Además, dijo haber descubierto que el sacerdote también tenía un romance con otra chica.

La testigo le contó al fiscal que conoció a Viroche hace tres años, cuando llegó a la parroquia de La Florida, en una misa. "Empezamos a acercarnos a partir del año pasado, más o menos en agosto, para la fiesta de la Virgen; el papá de mi hija había fallecido en junio y manteníamos conversaciones sobre ese tema. Me daba consejos. Con el tiempo empezó a verme más; se acercaba, me abrazaba e iba a mi casa a charlar. Luego empezamos con los mensajes; me pidió mi número y me llamaba todas las mañanas para preguntarme cómo estaba. A la siesta me mandaba mensajes de texto. Yo no le contestaba. Él me invitaba a salir y yo le decía que no porque era sacerdote. El me decía que era hombre, como cualquier otro", declaró.

En otro tramo de su testimonio, la joven relató que el 7 de septiembre de 2015 accedió a visitar a Viroche en su domicilio, ubicado a la par de la parroquia de La Florida. "Cuando llegamos a su casa nos sentamos a tomar mate, conversamos y me contaba de sus cosas. Me decía, por ejemplo, que en agosto se había enterado de que una novia de él había quedado embarazada y que los padres de la chica la habían hecho abortar, pero que eso había pasado hace muchos años, antes de que él sea sacerdote. Hablamos durante un largo rato y le dije que me tenía que ir. Cuando nos levantamos él me abrazó y en ese abrazo ya lo sentí distinto, con otras intenciones. No pasó nada. Me llevó a su casa, pero yo me quería ir porque en ese momento no quería caer".

Según consta en el expediente, en su testimonio la mujer reveló que el 13 de septiembre del año pasado la relación ingresó en otra etapa. "Me invitó a cenar a su casa. Mientras comíamos me decía que gustaba de mí y yo le dije que también. Ya lo miraba con otros ojos, ya no como sacerdote. Pero [le dije] que no podíamos tener una relación porque era prohibido, pero él insistía en que era hombre, como cualquiera. A partir de ese día empezamos a mantener una relación", detalló la joven. Y agregó: "Empezamos a pasar momentos lindos, a estar bien los tres, con mi hija. Me dijo que iba a dejar los hábitos para poder estar con nosotras. Empezamos a mantener relaciones sexuales. En la casa de él y en lugares lejos; íbamos a telos [sic] cerca de Tafí Viejo. También íbamos a uno yendo a Bella Vista [a 50 kilómetros al sureste de la capital provincial]".

Según la mujer, estuvieron juntos hasta enero de este año. Dijo que el fin de la relación sobrevino porque Viroche le decía que la quería preservar de las amenazas de los narcos y que, además, una hermana del cura, que vive en Salta, le reprochaba ese vínculo sentimental. "No le creí. Yo le decía que era mentira suya, porque lo que había querido ya lo había tenido, que era una relación conmigo", agregó la testigo.

La testigo le confió al fiscal que un día antes de la muerte de Viroche mantuvo un intercambio de mensajes con él. " Le escribí toda la siesta diciéndole que lo quería; que quería verlo antes que se vaya, porque yo sabía que el viernes se iba; le decía que lo amaba, que quería que estemos juntos, pero no me volvió a responder. A la noche, alrededor de las 10, le volví a escribir. «Hola, mi amor, te extraño», le puse, pero no me contestó. A las seis de la mañana me llegó un mensaje de él que decía: «yo no soy el amor de nadie». Ese ha sido su último mensaje".

Por último, la testigo dijo que antes de la tragedia una amiga le contó que había visto deprimido al cura. "Me pedía que lo cuidara. Él me había cortado la relación por eso de que la hermana no quería y por las supuestas amenazas; yo lo seguí buscando y él, nada. Decía que no quería que me hicieran daño a mí y a mi hija. Pero no le creía", completó la testigo ante el fiscal.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0