Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

“No quieren laburar”, responde el dueño de Avianca sobre los que lo denuncian

23 de mayo de 2017 22:57
24 0

Con la compra de MacAir, la aerolínea de la familia Macri, Germán Efromovich, dueño de Avianca, ya había hecho bastante ruido. Pero hoy, en una entrevista con varios medios argentinos en el microcentro porteño, este empresario boliviano de 65 años, criado en el norte de Chile y con larga trayectoria entre Colombia y Brasil, dejó en claro que no conoce las medias tintas: al anunciar que desde el 11 de julio su empresa empezará a operar rutas de cabotaje, dejó definiciones insólitas para un hombre que llega a invertir en el país.

Por ejemplo, consultado por las denuncias de presuntos conflictos de intereses, contestó como pocos políticos lo harían si aspiran a tener futuro: “Hay muchos malos argentinos que están acostumbrados a mamar del pecho de la vaca que se llamaba gobierno”, dijo. y hasta elevó su análisis a un tono que nadie en la Casa Rosada se animaría: “Esta fue la quinta economía de la Tierra, y en los últimos 60 años la destruyeron; tienen todo para volver a serlo, es cosa de laburar, en vez de reclamar, en vez de gritar falsas acusaciones con imaginación maquiavélicamente fértil”.

Tras la compra mediante un fondo de inversión presidido por Efromovich, MacAir se convirtió en Avian Líneas Aéreas y pidió rutas para operar en el mercado doméstico. Mantuvo como CEO a Carlos Colunga, el histórico piloto de Franco Macri, el padre del presidente. Antes de la audiencia pública donde se discuten las rutas, la entonces CEO de Aerolíneas Argentinas, Isela Costantini, que se oponía al avance de las aerolíneas low cost porque amenazaban a la aerolínea de bandera, salió eyectada. Y después sobrevinieron denuncias por presuntos conflictos de interés en torno a una empresa que había sido comprada en US$ 10 millones cuando no tenía las rutas que luego le asignaría el gobierno del presidente cuya familia había vendido.

Ahora, Avian tiene todo listo para empezar a operar el 11 de julio, en principio con seis aviones de 75 plazas cada uno, lo que supone una inversión de US$ 25 millones por aeronave, más US$ 40 millones en sistemas. Esperan emplear unas 500 personas en forma directa al menos hasta fin de año. Prometen romper el mercado con ofertas agresivas y fuertes promociones. Efromovich se jacta de haber arrancado con 30 aviones viejos hace diez años y hoy tener 200 nuevos. Esta es la, por momentos, desopilante charla con el empresario.

—¿Cómo vivió las denuncias por conflictos de intereses sobre la compañía?

—Pero si usted pagó US$ 10 millones por una empresa que no tenía rutas y que es viable luego de que el gobierno, cuyo presidente es de la familia que le vende la compañía, le da las rutas.

—Pero usted dice que no entiende el conflicto de intereses. Pero una familia le vende una aerolínea que no tiene rutas. Un miembro de esa familia es el presidente del gobierno que luego le da las rutas. ¿No puede verse ahí un conflicto de intereses?

—Imagine que empleados de Aerolíneas Argentinas pierden su empleo por la competencia de las low cost, y quieren conseguir trabajo en su compañía. ¿Van a conseguir las mismas condiciones laborales?

—Suena raro un empresario que llega con el mensaje de “tienen que ponerse a laburar”.

—Pero es más un mensaje de un político de acá, que de un inversor extranjero. ¿Es una estrategia de venta?

—¿Por qué decidió que Colunga siga al frente de la empresa? ¿En algún momento de las denuncias debió convencerlo para que se quede?

Fuente: perfil.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0