Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Las nuevas reglas apuntan a tener un monitoreo más centralizado

12 de febrero de 2018 08:37
24 0

A mediados de 2017, el Poder Ejecutivo instrumentó un régimen de asistencias más estricto para los empleados del Estado. Por convenio colectivo de trabajo, siempre existieron pautas para el seguimiento de los horarios, pero no en todas las dependencias se controlaba del mismo modo.

Así, el Gobierno busca dejar las planillas de papel para instrumentar un sistema biométrico unificado que permita tener un monitoreo centralizado. Por disposición del Ministerio de Modernización, que conduce Andrés Ibarra, en 48 organismos ya se implementó el mecanismo. Allí ya no se "ficha" en una planilla ni se marca la tarjeta, sino que se posa el pulgar.

El Reglamento General de Control de Asistencia y Presentismo estipula que "los directores nacionales, generales o sus equivalentes" de cada área son los responsables del registro de asistencia y del cumplimiento del horario. Deben llevar "información detallada del personal y los horarios de ingreso y egreso de cada agente" y remitir esos datos al área de recursos humanos de cada ministerio.

Los empleados públicos pueden pedir días libres según el régimen de licencias, justificaciones y franquicias previsto en su contrato. Corresponden licencias, por ejemplo, por enfermedad, por exámenes, por matrimonio o por fallecimiento de familiares directos. Si un empleado falta sin justificación, recibe un descuento por el día no trabajado.

Respecto de las llegadas tarde, el reglamento prevé que "hasta 30 minutos inclusive, no se compensan, se computan y al llegar a cuatro horas mensuales se considera una inasistencia injustificada". Para este caso está previsto el descuento de un día de trabajo. Las entradas demoradas o salidas anticipadas no tendrán problema siempre y cuando estén autorizadas por el superior.

El control del presentismo es uno de los ejes que se trazó el Ministerio de Modernización para "jerarquizar el empleo público". Los otros dos pilares serán las evaluaciones de desempeño y el fomento de la carrera pública. Los gremios estatales, a priori, no opusieron resistencia a una mayor vigilancia de la asistencia y el cumplimiento horario. Sin embargo, tras evaluar el primer semestre de implementación del nuevo sistema, en ATE aseguraron que "el presentismo que impuso el Gobierno promueve una reducción del régimen de licencias porque reduce la cantidad de días por examen o por enfermedad y afecta sobre todo a las mujeres".

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0