Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Pacto con Irán: Bonadio podría llamar a indagatoria a Cristina antes de fin de mes

12 de septiembre de 2017 04:03
34 0

Félix Crous, el humorista de Marcelo Tinelli que se metió en el caso Maldonado Administrador de Videos 1

El juez federal Claudio Bonadio unificó ayer las causas contra la ex presidenta Cristina Kirchner y otros imputados por el supuesto encubrimiento de los cinco iraníes acusados de ser los autores intelectuales del atentado a la AMIA. Una de esas causas está basada en la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman por encubrimiento del atentado a la AMIA y la otra es por presunta traición a la Patria. La decisión complica la situación judicial de la ex presidenta ante la eventualidad de ser indagada y procesada por ambos delitos.

Bonadio notificó al fiscal Eduardo Taiano que quedará a cargo de la investigación unificada, cuando el fiscal Gerardo Pollicita, quien la semana pasada había pedido la indagatoria de la ex mandataria y del ex canciller Héctor Timerman, entre otros, termine de recibir una serie de pruebas que había solicitado en su causa.

A este ritmo, el juez estaría antes de fin de mes en condiciones de decidir si llama a indagatoria como sospechosa a la ex presidenta. Es decir, varias semanas antes de las elecciones generales del 22 de octubre.

Bonadio es el mismo juez que procesó a la ex presidente en las causas dólar futuro y la inmobiliaria Los Sauces. La defensa de Cristina fracasó en una serie de intentos de apartar a Bonadio de esta causa sensible.

Tras la decisión de Bonadío, Taiano y Pollicita se reunieron en el quinto piso de los tribunales federales de Retiro y conversaron sobre el nuevo expediente y la posibilidad de que el equipo del segundo pase a trabajar con el primero. Así Taiano tendrá a su cargo tanto la investigación por la muerte violente y misteriosa de Nisman como el supuesto encubrimiento de los iraníes que había denunciado.

La denuncia que el fiscal Nisman hizo contra la ex presidenta cuatro días antes de aparecer muerto en su departamento de Puerto Madero de un balazo en la cabeza -un hecho que aún no pudo ser aclarado por la Justicia-, había quedado, a principios de año, en manos del juez Julián Ercolini. Pero, finalmente, recayó en manos de Bonadio en mayo pasado, por decisión el presidente de la Cámara Federal porteña, Martín Irurzun al destrabar una cuestión de competencia.

El titular del tribunal de apelaciones tomó esa decisión luego de que Bonadio le pidiera a Lijo que se apartara de la investigación de la denuncia de Nisman porque él tenía una investigación previa y más avanzada en su juzgado. En el 2015, el abogado Santiago Dupuy de Lomé hizo una denuncia por el presunto delito de traición a la Patria en base a un audio revelado por un libro de investigación periodística. En ese momento, la denuncia de Nisman estaba archivada por decisión del juez federal Daniel Rafecas y el camarista Eduardo Freiler, entre otros. La decisión de Rafecas evitó que, en el 2015, Pollicita avanzara en la investigación pese a las presiones K.

El camarista Irurzun entendió que el pedido de Bonadio era correcto y ordenó que se apartara de la causa contra la ex mandataria y otros imputados del presunto encubrimiento de los cinco iraníes acusados del atentado contra la AMIA, a raíz de la firma del finalmente fallido Memorándum de Entendimiento con Irán. Así Bonadio se quedó con las dos causas y delegó su investigación en los fiscales Pollicita y Taitano, respectivamente.

El jueves pasado, Pollicita había pedido a Bonadio la declaración indagatoria de la ex presidenta y del ex canciller, al dar por probado que existió un "plan criminal orquestado y puesto en funcionamiento" por ambos para "dotar de impunidad" a los ciudadanos iraníes que tenían captura internacional pedida a Interpol por el atentado a la AMIA. Además, le reclamó a Bonadio que ordene la inhibición general de bienes preventiva para los 14 acusados y les prohíba salir del país. Pollicita acusó a la ex presidenta y a los ex funcionarios de su gobierno imputados por "encubrimiento agravado" por tratarse el atentado a la AMIA de un delito declarado de lesa humanidad y por su rol de funcionarios públicos.

El fallecido fiscal del caso AMIA denunció a la ex presidenta el 14 de enero de 2015 y cuatro días más tarde apareció muerto el baño del departamento que alquilaba en la Torre Le Parc de Puerto Madero.

La denuncia contra la entonces Presidenta, presentada durante la feria judicial, había sido enviada a sorteo por el juez de feria y había recaído en el juzgado a cargo de Rafecas quien la desestimó en dos oportunidades.

El 29 diciembre de 2016, una sala de la Cámara Federal de Casación Penal integrada por los jueces Mariano Borinsky y Gustavo Hornos revirtió las decisiones de Rafecas, avaladas por la Cámara Federal porteña, y ordenó investigar la denuncia del fallecido fiscal Nisman.

La causa fue enviada a sorteo nuevamente y cayó en el juzgado a cargo de Lijo quien la tuvo, con intervención del fiscal Pollicita.

Durante el período en el cual la denuncia original de Nisman no avanzaba en los tribunales de Comodoro Py, el juez Bonadio abrió aquella causa paralela para juzgar hechos parecidos, merced a la denuncia de un abogado particular, Dupuy de Lomé en base al audio en que Timerman admitía que la bomba contra la AMIA la “pusieron los iraníes”.

Tras realizar una serie de medidas en la causa por traición a la Patria contra la ex presidenta, Timerman y todos los legisladores que aprobaron la firma del memorándum de entendimiento con Irán, Bonadio le reclamó la causa a Lijo.

A mediados de mayo el juez Lijo rechazó el pedido de su par y argumentó que la denuncia sobre la que el estaba trabajando había sido presentada con anterioridad, tenía un objeto procesal es más amplio y más imputados.

El juez Bonadio no aceptó la respuesta de Lijo y recurrió a la Cámara de Federal porteña, que el 31 de mayo decidió hacer lugar a su planteo y dejarlo a cargo de la denuncia.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0