Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Preocupados por los cortes, en el Gobierno apuntan a De Vido

30 de diciembre de 2013 06:14
29 0
Preocupados por los cortes, en el Gobierno apuntan a De Vido

En el gobierno de Cristina Kirchner crece el desconcierto para revertir el malhumor social por los cortes masivos de luz en el área metropolitana desde hace dos semanas. Un sector del gabinete le pasó facturas por "falta de previsión" al ministro de Planificación, Julio De Vido, a quien le atribuyen fracasos en casi todas sus planificaciones: transportes, energía eléctrica, comunicaciones y combustibles.

Según pudo saber LA NACION, los más críticos en privado fueron esta semana el ministro de Economía, Axel Kicillof, el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, y la agrupación La Cámpora, que depende de Máximo Kirchner, el activo hijo de la Presidenta.

De todas maneras, nadie insinuó la posibilidad de que De Vido renunciara por esta situación. Tampoco se sabe si la Presidenta lo despojará del manejo de la energía eléctrica como ocurrió con los trenes, los subtes, Aerolíneas Argentinas o YPF. Pero los pases de factura están a la orden del día.

Y la única receta real que tiene a mano De Vido para superar la crisis es esperar el éxodo de porteños y bonaerenses a la costa atlántica en las vacaciones. Ello descomprimiría la demanda de luz y la red de distribución de Edesur y Edenor podría recuperarse. Además, los veraneantes olvidarían sus penurias.

La otra expectativa es esperar que el martes o miércoles próximos llueva y baje la temperatura, también para reducir el uso de energía eléctrica. Son esas las únicas dos esperanzas, que no reconocerán en público.

La crisis desbordó a los responsables. De Vido y el jefe del Gabinete, Jorge Capitanich, siguieron ayer culpando y amenazando a Edenor y a Edesur con la estatización. Con tantas amenazas de sanción, resarcimiento o rescisión, algo están obligados a hacer ahora. Pero no lo saben aún. Durante la semana también Capitanich meneó el traspaso de ellas a la Ciudad y a la provincia. Luego sus voceros lo desestimaron.

Finalmente, ambos terminaron anteayer inaugurando un call center con 16 telefonistas amables para "humanizar" los reclamos y hacer una campaña contra los fríos contestadores automáticos de las empresas eléctricas.

En medio de ello, De Vido diagnosticó que el país sufrió "una catástrofe, un estrago climático, como un tornado sin viento". La página web de la Presidencia lo exhibió supervisando a telefonistas.

"Había que mostrarlos con la iniciativa. Pero la verdad es que están desbordados", señaló un funcionario. Por eso organizaron para ayer una visita a la central nuclear Atucha II y golpearon desde allí a Edenor y a Edesur.

La crisis policial y los saqueos afectaron el humor social en el interior del país hace dos semanas. Pero los cortes de luz crisparon a los vecinos de Capital y el conurbano, además de otras provincias como Córdoba. "La sucesión de hechos genera malhumor acumulado. Ese es el centro del problema", dijo a la nacion una fuente oficial.

El objetivo del Gobierno es tratar de revertir la irritación social a partir en marzo de 2014. Las usinas políticas piensan líneas de acción, pero por ahora no hay nada definido. Además, ese mes comenzarán las duras paritarias salariales con los gremios.

La Presidenta se apartó premeditadamente del problema. De vacaciones en El Calafate, Cristina Kirchner sólo reapareció para negar una candidatura en 2015, pero nada dijo de la crisis eléctrica.

En La Cámpora creen que eso la preserva y sobrevuela la crisis. "No la sobrevuela nada. La afecta", opinó un experto en estrategia comunicacional oficial. "La crisis se superará en estos días. Pero el malhumor social quedará, aunque no con un nivel de movilización", reflexionaba un funcionario de la Presidenta.

Además, consideran que Cristina comparte ese desgaste con el jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y las empresas Edenor y Edesur. "Nos culpan a todos", dicen.

Por ahora se descartó la posibilidad de anunciar un aumento de tarifas eléctricas, como se había pensado antes de los cortes.

Pero más de un funcionario se preguntó ayer por qué el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, anunció la suba del boleto de colectivo un 66%, a 2,50 pesos, en medio de la crisis. La irritación, evalúan, se potencia y ese costo no redunda en beneficios en la red energética.

"De Vido no puede seguir acusando a las empresas. Sólo le queda margen para estatizar. La amenaza se agota. Todas sus áreas estallaron: antes su gestión no se notaba, ahora se revela la falta de eficacia y previsión", se sinceró un funcionario del ala de Zannini.

"De Vido no renuncia, pero siempre le sacaban esas áreas. Ahora no sabemos si podrán transferirlas a Edenor y Edesur", agregó. Las facturas que le pasaron al ministro no tienen subsidios..

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0