Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

El Presidente pidió que la prensa le marque sus errores

16 de diciembre de 2015 05:22
25 0
El Presidente pidió que la prensa le marque sus errores

En ADEPA se pronunció por un periodismo libre y se diferenció del kirchnerismo

El presidente Mauricio Macri entró en el primer piso del hotel Sheraton Libertador, en avenida Córdoba y Maipú, a las 21.42 de ayer, por una puerta lateral. Saludó y escuchó el mensaje que pronunció el presidente de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA), Guillermo Ignacio. A su turno, dio un discurso rápido y conciso, de cinco minutos, en una visita que, en total, no pasó de los quince minutos. Pidió disculpas por tener que abandonar rápido la cita a la que fue invitado, pero argumentó que el cansancio de sus primeros días de gestión lo obligaba a retirarse para recuperar energías y horas de sueño.

En medio de la vorágine del arranque de su administración y en un día marcado por la polémica que generó la designación de dos integrantes de la Corte Suprema por decreto, Mauricio Macri se hizo un hueco en su agenda para pasar por la tradicional cena de fin de año que organiza ADEPA. En ese marco pidió a la prensa que le "marque los errores", valoró su rol y, además, planteó que hay que "recuperar el valor de la palabra" porque, según consideró, durante el período kirchnerista "la verdad fue distorsionada".

"Tenemos que recuperar el valor de la palabra, ése es nuestro desafío. No queremos que nos vuelvan a mentir con datos falsos", resaltó Macri.

En su breve discurso, el Presidente admitió que se va "a confundir porque se está haciendo mucho" y, por eso, pidió a la prensa "que le marque los errores".

El mandatario valoró el rol del periodismo y abogó por "recuperar el valor de la palabra". En ese sentido, consideró que esa recuperación es necesaria porque "se ha discurseado mucho con datos falsos y la verdad ha sido distorsionada" durante los años de administración del kirchnerismo.

Pero Macri marcó más diferencias con la política comunicacional del gobierno de Cristina Kirchner, del que buscó desmarcarse con su mensaje conciliador y de apoyo a la prensa.

Prometió que no habrá más "telas de araña en las salas de prensa" de los organismos oficiales nacionales. Y se permitió una broma al recordar que con su llegada al poder se volvió a abrir la Sala de Prensa de la quinta presidencial de Olivos, inutilizada desde 2008, cuando el entonces jefe de Gabinete, Sergio Massa, la usó por última vez.

"No va a haber telas de araña en la Sala de Prensa, como encontré en Olivos. Parece que usaron un buen formol, porque estaba bien conservada", señaló.

El cierre del mensaje de Macri tuvo como objetivo respaldar a ADEPA y mostrarse de su lado. Cerró con una felicitación para los integrantes de la entidad periodística "por la valentía de los últimos años". El Presidente resaltó que estuvo junto a ADEPA cuando el kirchnerismo vapuleó a distintos sectores de la prensa durante sus años de mandato.

"Vuelvo a felicitar y a agradecer a ADEPA por la valentía que han tenido estos años, que tuvo el rol de la prensa, y por la libertad de expresión, derecho esencial para todos", dijo el jefe del Estado.

En el evento se vieron caras importantes del gabinete nacional que, en buen número, acompañaron al Presidente. Dieron el presente en la cena de ADEPA la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el responsable de los Medios Públicos, Hernán Lombardi; la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, y el ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad.

La concurrencia política se completó con figuras como el referente radical Ricardo Gil Lavedra, y José Ignacio de Mendiguren y Roberto Lavagna (ambos, integrantes del Frente Renovador), a los que se sumaron algunas personalidades del Poder Judicial.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0