Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Los Pumas, dados vuelta por una Francia superior

26 de junio de 2016 06:06
8 0
Los Pumas, dados vuelta por una Francia superior

La derrota por 27-0 echó por tierra la evolución que venía mostrando el seleccionado en los dos partidos previos de la ventana de junio, que terminó arrojando un saldo negativo

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- La posibilidad de cerrar invictos la ventana de junio era un estímulo nimio en comparación con lo que habría implicado dar un nuevo paso al frente en la consolidación del equipo con un triunfo. Pero al final, la caída por 27-0 a manos de Francia terminó por deshacer lo bueno que se había edificado en los dos partidos previos y dejó a los Pumas con saldo negativo en su primer reencuentro postmundialista. El seleccionado argentino tuvo su peor actuación en mucho tiempo y hasta pareció faltarle la actitud que lo caracteriza históricamente.

Luego de vencer a Italia sin jugar bien, los Pumas habían mejorado ostensiblemente en el primer test-match frente a Francia y llegaban a la revancha de ayer con la oportunidad de profundizar el crecimiento, dejar atrás una primera mitad de año negativa en cuanto a resultados para el ámbito argentino (incluido el derrotero de Jaguares en el Supér Rugby) y pasar a un segundo semestre más exigente (Rugby Championship y gira por Europa) con el ánimo en alza. Perder estaba dentro de las posibilidades, pero la fisonomía de la derrota es lo que termina echando por tierra la restauración que parecía estar encaminada; ayer, a los Pumas les faltó alma de Pumas.

El contrapunto de aplausos y silbidos con los que las 15.000 personas que estuvieron en el estadio de Atlético Tucumán despidieron al equipo dio cuenta de lo que costó este traspié. Los Pumas no mostraron nada.

Nunca salió el juego ofensivo que, aunque intermitentemente, había alcanzado para marcar diferencias en los dos primeros encuentros, contra Italia en Santa Fe y Francia aquí. Ayer hubo apenas dos mini quiebres (o half breaks): una buena entrada de Matías Moroni y una escapada de Martín Landajo. Las formaciones fijas tocaron un piso preocupante: perdieron cinco line-outs propios (tres en franca posición ofensiva) y dos scrums. Y en éstos los Pumas cedieron cinco penales. Las cantidad de faltas bajó respecto del partido anterior (11 contra 14), pero no faltaron las infracciones infantiles y además, ya por séptimo encuentro consecutivo, hubo un amonestado (Tomás Lavanini, sancionado por tercera vez en el año). El traslado manual fue deficitario, no se supo jugar en función del estado del campo (había llovido 18 horas seguidas), el juego con el pie estuvo errático... en fin, cada decisión y cada ejecución parecían desacertadas.

Lo más preocupante fue que en todo el enfrentamiento no se vio ni un solo tackle contundente, de ésos a los que tienen acostumbrados los Pumas a su público y que terminan con el rival sembrado en el piso y obligando a su equipo a retroceder. Hubo 20 tackles errados sobre 71 intentados; esa efectividad de 72% es una cifra impropia de los Pumas y catastrófica en un partido de este nivel.

Además, Francia no tenía a sus principales figuras, abocadas a la definición de la liga local, aunque sí una alineación más fuerte que la de la semana anterior. Nunca dejó de ser una potencia. Se notó su mayor jerarquía respecto del domingo pasado, pero aun más la diferencia de actitud en relación con los Pumas, por ejemplo, al disputar cada pelota suelta. Los argentinos erraron muchos tackles por malas decisiones a la hora de la marca, como ocurrió en el primer try de ayer, cuando en la salida de un scrum francés en el medio de la cancha Manuel Montero, en lugar de quedarse con el wing Hugo Bonneval, se cerró para derribar al medio-scrum Baptiste Serin (estaba Tomás Cubelli para cubrir) y dejó descubierta la punta: try galo debajo de los palos en la última acción del primer tiempo, cuando el desarrollo todavía era parejo (3-0).

También resulta preocupante la falta de reacción. Se esperaba que los Pumas salieran con otra mentalidad a jugar la segunda mitad, pero el click nunca se produjo. Con orden y paciencia, Francia fue estirando la diferencia y llegó dos veces más al in-goal.

Tan pronto como el próximo sábado, estos jugadores deberán volver a salir a la cancha a representar al rugby nacional, aunque con otra camiseta: la de Jaguares. El Súper Rugby se reanuda con tres compromisos finales en casa, lo cual no puede ser tomado sino como otra oportunidad de revertir un año que viene complicado. Más allá en el calendario aparecen el Rugby Championship, la gira por Europa, el sorteo del Mundial...

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0