Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Por qué los octavos de final tendrán una fuerte presencia de equipos argentinos

22 de abril de 2016 03:10
11 0
Por qué los octavos de final tendrán una fuerte presencia de equipos argentinos

El reflejo más claro de la dificultad que genera un rival argentino a partir de los octavos de final en la Copa Libertadores es que ninguno quiere cruzarse entre sí. El último ejemplo se dio en la edición 2015, cuando el mejor primero ( Boca ) debió medirse con el peor segundo ( River ). Claro, a priori, nadie pensó que la ecuación superclásica en la fase de grupos iba a terminar así. Pero como el fútbol es fútbol, sucede. Muchas veces las caras de los protagonistas hablan más que los dichos, y está claro que si bien para Marcelo Gallardo o Rodolfo Arruabarrena generaba una motivación extra una llave así, ninguno quería cruzarse con el otro en esta temprana instancia.

Siempre se dijo que la "verdadera copa" arrancaba en octavos para los argentinos, que se sienten más cómodos en las definiciones ida y vuelta, en las estrategias de 180 minutos. Además, como pasó en las últimas dos copas (2014 y 2015), la versión 2016 también sufrirá un impase: se cortará después de cuartos por la Copa América Centenario. Y eso les dará la chance (a quienes lleguen) de reforzarse, de recuperar fuerzas para tomar con más firmeza el envión final, algo que les sucedió a San Lorenzo y River, respectivamente. En el caso del Ciclón, también un doble desafío, ya que debió jugar las semifinales y finales sin Angel Correa ni Ignacio Piatti, vendidos a España y Canadá.

Ahora hay un dato superador: desde 2008 que no se clasificaban cinco equipos argentinos a octavos. Sólo San Lorenzo, paradójicamente el que mejor marcha en el torneo local, no siguió en la Libertadores; el resto, sí: Boca, River, Racing , Central y Huracán . En la edición 2008, se había quedado en el camino Arsenal, mientras que siguieron River, Estudiantes, San Lorenzo, Boca y Lanús.

En 2009, sólo hubieron dos equipos argentinos en octavos (Estudiantes y Boca); en 2010, 3 (Vélez, Estudiantes y Banfield); en 2011, 2 (Estudiantes y Vélez); en 2012, 3 (Boca, Lanús y Vélez); en 2013, 4 (Boca, Vélez, Tigre y Newell's); en 2014, 4 (Vélez, Arsenal, San Lorenzo y Lanús) y en 2015, también 4 (River, Boca, Racing y Estudiantes).

Los argentinos, además, marcan un buen dominio en el ámbito internacional del segundo semestre: Lanús fue campeón de la Copa Sudamericana en 2013, River en 2014 y Huracán perdió la final en 2015 (por penales) ante Independiente Santa Fe, de Colombia.

Boca y Racing se cruzaron en el Grupo 3, con las dificultades que eso generó para ambos. Apenas se marcó un gol en 180 minutos; La Academia, con muchísimas variantes ofensivas y un poder de fuego que envidiaría cualquier otro equipo, no pudo marcarle a los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto en los dos encuentros internacionales.

Hay un respeto mayor a la hora de afrontar los partidos. De un lado y del otro. También es cierto que, como máxima futbolera, los entrenadores afirman que prefieren enfrentar a adversarios más complejos pero que estén cerca en la distancia, que a hacer un viaje largo, por decir México o Venezuela.

En la Copa 2008, el que más lejos llegó de los cinco clasificados argentinos fue Boca: perdió en semifinales ante Fluminense, con un global de 3-5. Y San Lorenzo, que había eliminado a River, en cuartos cayó con Liga de Quito de Edgardo Bauza, que luego sería el campeón. Hoy, ocho años después, todos los clasificados reúnen argumentos para ir por más.

Fuente: canchallena.lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0