Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Quién es la santiagueña cuya beatificación pidió el Papa

8 de agosto de 2015 19:13
31 0
Quién es la santiagueña cuya beatificación pidió el Papa

Una mujer extraordinaria, que pertenecía a una familia acomodada, pero se puso el hábito jesuita y peregrinó descalza hasta Buenos Aires donde mantuvo viva la obra de la orden expulsada

"Tengo un gran deseo, que pronto se pueda hacer la beatificación de la Mama Antula, recen por ella; la Mama Antula es un ejemplo del pueblo santiagueño, de esa fortaleza del pueblo santiagueño", dijo el Papa, apenas comenzada su charla telefónica con dos sacerdotes de Campo Gallo, una localidad del noroeste de Santiago del Estero.

Francisco promueve la beatificación de esta mujer desde que llegó al Arzobispado de Buenos Aires, cuando sólo era "el padre Jorge". En su entorno aseguran que, ahora que es Papa, Bergoglio desearía poder concretar ese deseo el año próximo, al cumplirse el Bicentenario de la Independencia. Sería un gesto cargado de simbolismo. No sólo porque Mama Antula fue formada por los jesuitas y jugó un rol clave en la historia de la orden en el Río de la Plata sino porque su figura también está ligada a los actores de la Revolución de Mayo.

Sucede que Mamá Antula, cuyo nombre era María Antonia Paz y Figueroa, fundó una Casa de Ejercicios Espirituales en Buenos Aires por la cual pasaron casi todos los hombres y mujeres de Mayo y otros próceres de nuestra historia.

En 2010, todavía Arzobispo de Buenos Aires, Bergoglio evocaba a esta mujer en sus mensajes y homilías: "En este año del Bicentenario –decía por ejemplo-, me animo a proponerte que te acerques como peregrino a la Parroquia de Nuestra Señora de la Piedad [donde descansan los restos de María Antonia]. Y, ante la tumba de la Madre Antula, pedíle para vos, para mí y para cada uno de los catequistas de esta bendita ciudad, su grandeza y su fortaleza".

María Antonia, popularmente conocida como Mamá Antula era una mujer de elevada cultura para el estándar de la época. Sabía leer y escribir y fue educada por los jesuitas a cuyo servicio se consagró.

Cuando la orden fue expulsada –por decisión del Rey de España y del Papa- Maria Antonia, entonces de 37 años, inició una peregrinación por varias provincias argentinas promoviendo la realización de los ejercicios espirituales ignacianos y manteniendo así encendida la llama del mensaje jesuita. Durante todo ese tiempo, además, intercambia correspondencia con los miembros de la orden dispersos por el mundo, informándolos de la situación en el virreinato.

El Vaticano está recopilando ahora esas cartas de Mamá Antula, que eran traducidas por los jesuitas y reenviadas a lugares tan distantes del Río de la Plata como Moscú, Londres o París. Hay versiones de las cartas de María Antonia en latín, ruso, francés, inglés, alemán...

Finalmente, el peregrinar de María Antonia la llevó a Buenos Aires, donde luego de golpear varia puertas, obtuvo el permiso virreinal para abrir una Casa de Ejercicios.

Ella muere en 1799, pero el lugar siguió funcionando. La Casa, ubicada en la avenida Independencia 1190, existe aún, y no sólo alberga a religiosas, sino que sigue funcionando como lugar de retiros espirituales. Además es un museo.

Por allí pasaron Liniers, Saavedra, Belgrano, Castelli, Moreno, Rivadavia y, más tarde, Rosas y su hija Manuelita, Alberdi, Mitre y muchos más. Allí fue recluida Mariquita Sánchez –por su padre, en un intento infructuoso de hacerla desistir de su romance con el señor Thompson-.

En ese lugar se conserva también un piano que Manuelita Rosas envió para su amiga Camila O'Gorman, apresada luego de huir con un sacerdote y que no llegó a disfrutarlo ya que fue impiadosamente fusilada.

El proceso de beatificación de Mama Antula tuvo un gran avance este año, cuando el 26 de julio pasado monseñor Santiago Olivera, obispo de Cruz del Eje y vicepostulador de la causa, informó desde El Vaticano que la Junta Médica de la Congregación para las Causas de los Santos aprobó el milagro atribuido a la venerable María Antonia de Paz y Figueroa.

"Será ocasión para una verdadera revolución en la Iglesia en Santiago del Estero y en la Argentina"

Al dar la noticia, monseñor Olivera volvió a señalar al 2016, como el año clave para esta beatificación.

El obispo auxiliar de la Diócesis de Santiago del Estero, monseñor Ariel Torrado Mosconi, también hizo declaraciones al enterarse de la aprobación del milagro: "Estamos muy conmovidos, porque es el último peldaño en orden al ascenso de la querida Mama Antula, esta mujer que se ha caracterizado por ser tan misionera; es una imagen de santidad tan actual. Por un lado quiero recalcar su figura como mujer; fue una mujer muy audaz para su tiempo, quien vivió ese espíritu misionero. Ella, de manera incansable recorrió todo el Norte Argentino y luego Córdoba y Buenos Aries llevando esa mística fundada en los ejercicios de San Ignacio, que dejaron una huella muy profunda en nuestra patria. Pienso que su pronta beatificación será para nosotros ocasión de una verdadera revolución en la Iglesia en Santiago del Estero y en la Argentina".

Fuente: infobae.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0