Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Rally Argentina: Meeke le ganó al camino y cerró el viernes como líder

25 de abril de 2015 11:54
19 0
Rally Argentina: Meeke le ganó al camino y cerró el viernes como líder

Con el Citroën, aprovechó los abandonos de Ogier y de Mikkelsen y ganó la primera etapa. ¿Por qué fue tan dura?

No hubo quejas, ni llanto. Sólo el testimonio resignado de los que sufrieron el azote de los caminos cordobeses, pero sin alharaca. Y claro, la felicidad del británico Kris Meeke, la sorpresa de la 35° edición del Rally de Argentina, que metió su Citroën DS3 en los libros de historia al ganar la primera etapa de la prueba.

Y no hubo quejas porque el negocio del Rally Mundial es así: se corre donde sea. Aunque el camino del tramo que unía Agua de Oro con Ascochinga haya sido, ayer, un desfiladero del demonio. Que se comió al campeón mundial, el francés Sebastien Ogier, apenas comenzó la carrera y luego fue pasando factura a varios “popes” más.

Las lluvias han dejado su sello en Córdoba. Se sabía antes. Y para eso trabajaron a destajo los organizadores y Vialidad Provincial. “Estamos conformes porque fue un esfuerzo descomunal llegar al Rally. Vialidad se abocó sin descanso a reparar todo. No sólo los caminos de la carrera”, decía ayer Carlos Borrione, coordinador de seguridad del Rally Mundial.

Además de Ogier, que se quedó parado antes de llegar a Ascochinga con algunos problemas en su motor, también dijo adiós Andreas Mikkelsen, otro de los oficiales de Volskwagen.

Después, se sumarían Ott Tanak (Ford) y Haydden Paddon (Hyundai) a la lista de deserciones entre los WRC.

“Si no alcanzó y no se presentaron los caminos como el Rally de Argentina lo hace usualmente fue por las condiciones climáticas adversas de las últimas semanas”, agregó Borrione ante la consulta de Mundo D.

Ante ese escenario, apareció Meeke, el ingeniero mecánico que maneja un Citroën y que nunca jamás ganó una prueba del Mundial de Rally.

El británico se quedó con las dos pasadas por Agua de Oro-Ascochinga, el tramo más extenso de la carrera y el más duro, y con la segunda por Villa Bustos-Tanti. Le alcanzó para quedar arriba en la tabla de clasificación y hacer que su nombre comenzara a ser conocido por la feligresía de los fierreros argentinos.

¿Cómo hizo Meeke para no romper nada de su auto? Maravillas. Como su compañero Mads Ostberg, que puso segundo a otro Citroën. Sirve mirar las imágenes de los autos destruidos, volcados, rotos, desahuciados para entender que pasar el viernes era dar un salto gigante.

Lo sabe David Nalbandian, quien venía hacia el final de la Prueba Especial 4 cuando le pegó a una piedra y elevó su Chevrolet por los aires.

El extenista fue noticia, pero por la cantidad de vueltas que su bólido dio en el aire hasta posarse sobre la tierra cercana a Ascochinga. Por supuesto, abandonó.

Hoy, lo que viene en Argentina es una incógnita. Los de Volskwagen se reengancharán y Ogier saldrá a descontar minutos. El campeón partirá segundo (se da vuelta el orden de los primeros), mientras que Meeke, el líder, saldrá atrás: 12°.

Otra vez, será una carrera contra el temor hacia los caminos, que esperan como lobos hambrientos por más cubiertas, chapas y motores.

Fuente: mundod.lavoz.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0