Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Rastrean los últimos pasos de López en los 5 celulares que tenía

18 de junio de 2016 05:02
33 0
Rastrean los últimos pasos de López en los 5 celulares que tenía

Dos los llevaba encima en el momento de su detención y otros tres fueron secuestrados en el allanamiento a su casa de Tigre.

En los teléfonos está la llave para responder los interrogantes sobre el cinematográfico episodio que protagonizo José López el martes a la madrugada en el convento de General Rodríguez. A los dos celulares encontrados en su auto, una Meriva de 2005, se le sumaron otros tres teléfonos que fueron secuestrados de su casa de Tigre, pudo saber Clarín de fuentes oficiales y judiciales. La otra pista clave surgió en una oficina del Microcentro. En ese lugar, el ex secretario de Obras Públicas acumulaba pilas de documentos oficiales. “Hay copias de varias licitaciones y de proyectos de licitaciones”, confirmó anoche un investigador. El lugar fue allanado el miércoles por el juez Daniel Rafecas tras una dato concreto que aportó la Oficina Anticorrupción.

“Los teléfonos son un tesoro”, coinciden los investigadores. Eso explica la desesperación de López cuando lo detuvieron en la madrugada del martes. “Preguntaba por los celulares”, revelaron fuentes policiales. Una pericia completa de los aparatos permitirá conocer el recorrido exacto de López desde su casa hasta el convento. Hasta ahora se sabe que salió de su domicilio a la 1:04 de la madrugada. A esa hora, el vehículo de López fue captado por las cámaras de seguridad del municipio de Tigre, en 12 de Octubre y Ruta 26. A partir de ese momento hay un agujero negro de casi tres horas. Según los registros oficiales, el llamado al 911 fue realizado a las 3.53. Lo hizo un repartidor de pollos de la zona, que se asustó por las monjas del convento.

La pericia de los teléfonos también aportará datos sobre llamadas entrantes y salientes, mensajes de texto y el contenido de los chats. ¿Quién lo llamó? ¿Por qué se fue con el dinero a esa hora? ¿Con quiénes habló los días previos?, son algunas de las preguntas que hasta ahora no tienen respuestas. Otra incógnita es dónde estuvo López antes de llegar al convento. El estudio podría abarcar los últimos meses, tal como reclamó la diputada Elisa Carrió.

A los dos celulares encontrados en su auto se le sumaron otros tres aparatos que estaban en su casa. “Estaban guardados, todo indica que estaban en desuso”, dijo una fuente de la investigación.

Los teléfonos están bajo custodia de la fiscal Alejandra Rodríguez. El ministro de Seguridad bonaerense Cristian Ritondo pidió que el peritaje esté a cargo de la Policía Científica de la Bonaerense, pero hasta ahora no se avanzó por cuestiones de competencia entre la justicia provincial y el juez federal Daniel Rafecas, a cargo de la causa por enriquecimiento ilícito.

El juez de Garantías de Moreno que intervino por la detención de López todavía no se declaró incompetente. Según pudo saber Clarín, las pruebas podrían ser remitidas recién la semana próxima a Rafecas, que deberá decidir quién se hace cargo de la pericia de los teléfonos. El juez quiere resolver cuanto antes la situación procesal del ex funcionario. En fuentes judiciales se descarta que lo procesará.

El juez hizo varios allanamientos esta semana. El más exitoso fue en una oficina de la calle Lavalle, en un quinto piso. López había alquilado ese lugar hace muy poco tiempo para guardar documentación. El dato lo aportó un particular ante la Oficina Anticorrupción, a cargo de Laura Alonso. Una persona que se identificó con su nombre y apellido denunció que en el lugar “entraban cajas” y que circulaban familiares directos del ex secretario de Obras Públicas. “Hay mucha gente que quiere hablar pero no sabe cómo. Nosotros podemos tomar denuncias, incluso con reserva de la identidad”, explicó ayer Alonso.

Luego de chequear los datos del denunciante, la OA le trasladó la información, en un sobre cerrado, al juez Rafecas, que ordenó tareas de inteligencia sobre el lugar.

Durante el allanamiento, la Policía Federal secuestró varias cajas con documentación. Había licitaciones oficiales y proyectos. También se secuestraron varias carpetas con fotocopias de causas judiciales, dijo a Clarín una alta fuente judicial.

El miércoles, el juez también allanó las propiedades de López en Santa Cruz y Tucumán, pero en esos lugares no encontró ninguna prueba valiosa para la causa.

Al cierre de esta edición, la Policía comenzaba a allanar otra vez la casa de López en Tigre a partir de una denuncia sobre una caja de seguridad escondida en el quincho. "Debajo de una de las ventanas del quincho se habría colocado la caja, a la altura del piso, y luego se disimuló con cerámicas", reveló una fuente de la investigación. El procedimiento fue ordenado por la justicia provincial.

Según los vecinos, la vivienda sólo se usaba los fines de semana y sus dueños no eran conocidos en el barrio, aunque sospechaban que se trataba de "alguien importante" por los autos que entraban y salían. Los testimonios recogidos por este diario dan cuenta de una remodelación, hace unos cinco años. En ese momento le agregaron una muralla en el frente,con un cerco electrificado. Ahora solo quedaron dos perros.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0