Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Un reclamo a Larreta para que evite los piquetes

19 de marzo de 2017 05:28
25 0

Macri le pidio encarar ese problema; el jefe del gobierno discutirá un plan esta semana

La seguidilla de piquetes de la última semana en la Ciudad se convirtió en un conflicto de alta tensión dentro del gobierno de Mauricio Macri, que le exigió al jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que elabore un plan de acción para evitar los bloqueos de calles y avenidas que impiden la circulación de la gente.

La semana próxima, Rodríguez Larreta propondrá un plan para discutir en la Casa Rosada y aplicar después del 1° de abril. "Nos critica nuestro electorado, la clase media, y quedamos bien con piqueteros que nunca nos van a votar", dijo un funcionario de la Casa Rosada.

Según confiaron a LA NACION fuentes oficiales, también Rodríguez Larreta le reclamó al Gobierno que la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, instrumente cuanto antes la ley de emergencia social que pide la CTEP, la CCC y Barrios de Pie. Es un paquete de planes sociales y capacitación laboral de $ 30.000 millones hasta 2019. "Horacio trajo ese reclamo para evitar tener que reprimir", comentaban funcionarios de Macri.

El acuerdo es que la Ciudad actuaría, al menos, ante piquetes de poca concurrencia. "No queremos actuar en marchas masivas, porque los kirchneristas están esperando que a un policía se le escape un tiro para ir a la Plaza de Mayo a pedir que se vaya Macri", dijo uno de los funcionarios de Macri.

Las premisas serían impedir bloqueos a los carriles de Metrobus, prohibir las marchas con manifestantes con palos y capuchas, evitar las ollas populares y los acampes en el microcentro y dejar carriles libres para circulación de autos.

"Horacio reclamaba la Policía Federal y los recursos. Ahora tiene que hacerse cargo de los piquetes y dejar de hacerse el distraído", dijo a LA NACION un ministro, que admitió la tensión interna por el tema.

En la Ciudad eligieron el hermetismo y las definiciones sólo se conocerán la semana próxima. En una reunión de coordinación ministerial el miércoles último, Macri llamó por teléfono a Rodríguez Larreta. Estaba presente la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich y pusieron el altavoz para hablar de la demora en el traspaso de cuatro comisarías de la zona sur. Pero la conversación derivó en los piquetes. Convinieron en volver a reunirse esta semana. Rodríguez Larreta había prometido en diciembre un plan de acción antipiquetes desde el 1° de enero, pero no lo hizo.

El martes último, Macri le había pedido que actuara frente al acampe del Polo Obrero en la Avenida 9 de Julio. Pero la Ciudad no hizo nada. Rodríguez Larreta teme que haya incidentes y víctimas, porque sería acusado por represión.

Al día siguiente, Macri ordenó a la Ciudad y a la ministra Bullrich no evacuar los piquetes, ahora de la CTEP, la CCC y Barrios de Pie. El objetivo era facilitar la negociación de éstas con Stanley. Por la noche, las mismas organizaciones levantaron sus bloqueos. Bullrich siempre fue partidaria de liberar los accesos a la Capital de jurisdicción federal, pero no podía intervenir en la Ciudad, jurisdicción de Rodríguez Larreta luego del traspaso de la policía al distrito.

El secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, segundo de Bullrich, pidió ayer un "profundo debate" sobre el tema y "establecer una lógica" para evitar los piquetes de las principales arterias porteñas.

"Hay que establecer una lógica de manifestación evitando el corte de principales vías de la Ciudad sabiendo que algunos lugares no se podrán cortar más", dijo.

Puso como ejemplo el caso de la autopista Riccheri. "El gobierno nacional dijo que no se cortaba más la Riccheri porque es una arteria internacional y no se cortó más porque no lo vamos a permitir", dijo Burzaco en declaraciones a Radio FM Blue.

La conflictividad social también preocupa a los miembros de Cambiemos. El ex senador Ernesto Sanz (UCR) calificó ayer de "irracional" el paro convocado por la CGT para el 6 de abril. "El Gobierno está solo en esta pelea de cambiar el país porque hay mucha dirigencia política, sindical y empresaria a la que le es más fácil hacer seguidismo, ponerse en la vereda de enfrente, diferenciarse del Gobierno y ahí aparecen los problemas", dijo.

También fue duro con el PJ. "Hay un mito en la Argentina sobre que el peronismo en la oposición no deja gobernar, que quiere voltear a los gobiernos para volver. Pero hay otro mito: no hay nada peor que un peronismo sin liderazgo. Al no haber un liderazgo superador terminan subidos a una montonera, no quieren una Argentina, mejor sino voltear al Gobierno", dijo Sanz.

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0