Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Un respiro para Prat Gay: el blanqueo arrancó mejor de lo previsto y revela confianza pese al contexto recesivo

1 de noviembre de 2016 09:33
37 0
Un respiro para Prat Gay: el blanqueo arrancó mejor de lo previsto y revela confianza pese al contexto recesivo

Alfonso Prat Gay tuvo uno de los mejores días desde que asumió como ministro.

No sólo dio la buena noticia referida a la marcha del blanqueo sino que, además, hasta logró opacar el hecho de que se hayan conocido -en la misma jornada- indicadores muy adversos sobre la marcha de la economía real.

Esto se dio en un contexto en el que el mercado estuvo plagado de especulaciones, con datos optimistas que se combinaban con otros negativos.

Lo cierto es que, pese al decepcionante nivel de compras del bono especial y tras las acusaciones a los bancos por la supuesta mala disposición para ayudar, el blanqueo completó su primera etapa con un buen resultado.

Los u$s4.600 millones que ya se han sincerado suponen un importante punto de partida para que el plan cumpla con los deseos del Gobierno.

Más aun, si se tiene presente que se abrieron cercan de 100.000 cuentas bancarias y que en casi el 40% de las mismas aún no se ha depositado el dinero correspondiente (hay tiempo hasta el 21 de noviembre).

Es decir, todavía restan tres semanas para que ingresen los pesos y ese caudal de dólares que ayudará al equipo económico a brindar certidumbre en el plano cambiario.

Prat Gay sabe que este tipo de partidos se juega en el campo de las expectativas y que en el mundo de finanzas muchas veces predomina el "comportamiento de manada".

No por casualidad eligió dar personalmente la noticia de la buena adhesión lograda en esta primera etapa.

Además, entiende que cuanto mejor sea el clima, mayor será el estímulo para que aquellos que tienen cuentas en el exterior blanqueen ese patrimonio y empiecen a tributar.

La conferencia de prensa que brindó junto con el titular de la AFIP, Alberto Abad, cumplió entonces con un objetivo múltiple.

-Por un lado, estuvo orientada a dar información oficial luego de tantas especulaciones.

-En segundo orden, se usó para transmitir un clima de adhesión masiva en pos de favorecer la segunda parte del blanqueo.

-En tercer término, ya en un plano más político, para enfatizar que, pese a que la recuperación de la actividad se hace esperar, sigue habiendo signos de una contundente confianza hacia la gestión oficial.

"Lo que tenemos hoy es un pedacito de todo el proceso, pero un pedacito muy importante, por el voto de confianza que recibimos", señaló Prat Gay a los periodistas y funcionarios que lo esperaban en el quinto piso del Palacio de Hacienda.

"Los u$s4.600 millones son un piso de lo que finalmente terminará siendo", apuntó el jefe de la AFIP.

Prat Gay precisó que se presentaron 100.000 declaraciones juradas de los contribuyentes, de los cuales 58.000 completaron el depósito en efectivo.

El monto ingresado en efectivo estuvo en línea con lo que esperaba el mercado financiero. Sobre todo a partir de lo sucedido en las últimas dos semanas, que es cuando se aceleraron las aperturas de las cuentas para la exteriorización del efectivo.

En ese sentido, Abad reveló que la gran mayoría de las declaraciones (92%) fue realizada recién en la segunda quincena de octubre.

Los funcionarios midieron bien sus palabras en sus exposiciones. En particular, en todo lo referente a la parte legal, de modo tal de no asustar a los potenciales adherentes al programa.

Por ejemplo, evitaron mencionar que se trataba de "cuentas bancarias" y hablaron exclusivamente de "declaraciones juradas".

La diferencia entre una y otra terminología es que mientras la segunda (declaraciones juradas) es dominio de la AFIP, la primera (cuentas) refiere a las entidades financieras y en ella entra a jugar el secreto bancario.

Prat Gay llevó la voz cantante en el análisis político que el Gobierno quiere darle al blanqueo.

"Sabíamos que la convocatoria iba a tener buena recepción. Estábamos convencidos de que esta era una oportunidad que los argentinos aprovecharían", dijo.

Acto seguido, enfatizó en las ventajas que esta operatoria traerá para la actividad económica: "Son casi u$s5.000 millones que estaban fuera el circuito y que ahora vuelven a estar".

"Estos fondos van a dinamizar la economía. Por lo que nosotros percibimos, hay mucha gente que quiere vivir en paz y ordenar su patrimonio. Estaban en un embudo del cual no podían salir", completó el hombre fuerte de la AFIP.

Es muy probable que el número conocido en la tarde del lunes sea superado cuando se detallen los datos definitivos de esta primera fase.

"Es todo muy dinámico", sintetizó Prat Gay. De este modo, se refería a la posibilidad que tienen los ahorristas hasta el próximo lunes 21 para sincerar sus fondos.

"Para nosotros es muy importante el voto de confianza que significa que alrededor de 100.000 argentinos hayan decidido sacar sus tenencias en efectivo de la caja fuerte en el banco, en la caja fuerte de la casa, de la lata, para regularizarlos", insistió el ministro.

Más del 90% de los fondos blanqueados fueron en dólares, especificó Abad. El resto, en pesos y en euros, lo que da idea de la preferencia de los argentinos al momento de ahorrar fuera del sistema financiero.

Los funcionarios hicieron hincapié en la satisfacción lograda tras el resultado de esta primera etapa si bien, al mismo tiempo, se cuidaron de no inflar las expectativas.

Prat Gay, repitió que "vamos a estar muy contentos" si se supera un monto global de u$s20.000 millones.

Por cierto, se trata de una cifra fácilmente alcanzable, de acuerdo con el resultado de la parte del blanqueo en efectivo.

En este sentido, la mayoría de los analistas privados tiene una visión menos conservadora sobre los números finales.

- Gabriel Martino y Jorge Brito, presidente del HSBC y del Macro, pronostican el doble. Es decir, unos u$s60.000 millones.

-31 de diciembre: es para quienes tengan que exteriorizar sus ahorros en cuentas en el extranjero. Se contempla una penalidad del 10%.

-el 31 de marzo: para los que poseen ahorros en cuentas. La penalidad se eleva al 15% del total. En el caso de inmuebles, tanto en la Argentina como en el exterior, el gravamen es del 5%.

Al pasar, el ministro de Hacienda dejó picando un punto relevante para lo que viene: "La concentración de las declaraciones juradas se dará hacia marzo de 2017".

De esta manera, Prat Gay esbozó en público algo que en la city porteña es un secreto a voces: que el calendario juega a favor de quienes buscan abaratar la alícuota del blanqueo.

Hay inversores que apuntan a minimizar ese costo con la compra del Bonar 2017, en cuyo caso la penalidad sería también del 10% en marzo.

A esto se sumarían inversiones en pesos, que ofrecen un buen rendimiento en un contexto en el que el dólar para entrar al régimen ya quedó establecido en $14,90.

En todo caso, lo que espera el Gobierno es que este plan de sinceramiento le sirva para cerrar, aunque sea en parte, las necesidades fiscales del próximo año.

Esta es la gran diferencia con los dos blanqueos encarados por la administración de Cristina Kirchner: tanto en el de 2009 como en el de 2013 (que siguió hasta 2015) la urgencia pasaba por engordar las reservas del Banco Central.

En aquel momento, quedaba claro que el objetivo no era tanto fiscal sino cambiario: sólo podía hablarse de éxito si ingresaban billetes verdes contantes y sonantes.

Ahora, en cambio, con la apertura de la canilla del financiamiento externo, el Gobierno no necesita tanto de ese caudal de divisas sino, más bien, achicar el bache fiscal.

En particular, para "bancar los cheques" que ya emitió en su primer año de gestión. Entre ellos, el destinado a la reparación histórica de los jubilados.

El otro punto importante que dejó instalado Prat Gay es que, de cara a lo que viene, será clave la presión que los distintos países puedan ejercer sobre los inversores argentinos que aún tienen dinero no declarado en esos destinos.

El ministro recordó que existen acuerdos de intercambio de información "con más de 50 jurisdicciones", entre las que mencionó las plazas más relevantes: Estados Unidos, Uruguay, Suiza y Brasil.

En este sentido, apenas un par de horas antes de la conferencia de prensa, Prat Gay recibió una noticia que puede tener un rol clave en las próximas semanas.

Facundo Gómez Minujín, un alto ejecutivo del banco JP Morgan, ya les advirtió a los clientes argentinos de esa entidad que se les cerrarán las cuentas si se descubren fondos sin declarar ante la AFIP.

"Los grandes bancos como JP Morgan exigirán que todos los fondos sean debidamente declarados. Si no, cerraremos las cuentas", enfatizó.

El JP Morgan no es cualquier banco. Allí se desempeñó durante varios años el actual ministro de Hacienda.

También tuvo un rol clave quien desde hace algunos meses dejó esa entidad y ahora es su jefe de asesores en el Ministerio: el economista Vladimir Werning.

Fuente: iprofesional.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0