Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

River-Central, por la final de la Copa Argentina: Patricio Loustau y una actuación polémica en una noche caliente

16 de diciembre de 2016 01:03
18 0
River-Central, por la final de la Copa Argentina: Patricio Loustau y una actuación polémica en una noche caliente

El árbitro de la final alternó malas y buenas en un encuentro que se le complicó de entrada. 

El árbitro de la final de la Copa Argentina 2016, Patricio Loustau, había dicho en la previa que estos son los partidos que "todos quieren jugar". Lo que pasaba es que el mundo del fútbol prestaría particular atención a este encuentro por la polémica final del año pasado, en la que Rosario Central fue particularmente perjudicado ante Boca por el arbitraje de Diego Ceballos.

En este contexto, el primer tiempo fue tan o más polémico que la final anterior. El juez alternó polémicas y aciertos en dosis muy distintas. Primero, en la jugada previa a la apertura del marcador, Leonardo Ponzio sujetó a Teo Gutiérrez con ambos brazos en el área y el juez decidió no cobrar el penal. El colombiano protestó y también pidió una mano de Lucas Alario.

En la jugada siguiente, Damián Musto bajó a Nacho Fernández y ahora sí -en una decisión acertada-, el juez cobró el penal que Alario cambió por gol. Minutos después, Dylan Gissi tomó a Alario al borde del área, el partido continuó pero el árbitro paró el encuentro y cobró tiro libre a instancias del juez del línea. Además, amonestó al defensor de Central. Una jugada que encendió a Eduardo Coudet.

El empate de Rosario Central también llegó con polémica. Musto fue a disputar la pelota con el arquero Augusto Batalla, que salió mal y perdió en el aire (no hubo falta). Pero al volante del Canalla la pelota le quedó picando y cuando se dio vuelta acomodó la pelota con el brazo antes de definir para el 1-1 parcial.

Para terminar un primer tiempo caliente, Loustau cobró un segundo penal para River al que se lo puede calificar de "súper fino". Otra vez, Gissi agarró (por un segundo) a Alario adentro del área. Rápido, el delantero millonario se tiró y el árbitro compró. Para colmo, el defensor rosarino estaba amonestado y el juez determinó que la jugada no era para mostrarle la segunda tarjeta.

​Fue un 2-2 con mucha polémica. Tanta, que los dos equipos se fueron protestando al vestuario.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0