Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Rosario y Santa Fe salieron a las calles para exigir seguridad

9 de septiembre de 2016 00:25
21 0
Rosario y Santa Fe salieron a las calles para exigir seguridad

Los rosarinos se manifestaron por segunda vez en dos semanas: hubo 20.000 vecinos reclamando. En la capital también se sintió la protesta.

Otra vez, una protesta que no encuentra respuestas. Otra vez, un grito de basta que no para de resonar. Otra vez, miles de santafesinos en las calles para reclamar cosas tan básicas como seguridad y justicia. Anoche, bajo las consignas de “Rosario Sangra” y “Santa Fe Sangra”, los vecinos de las dos ciudades más importantes de esta provincia protagonizaron una emotiva manifestación.

Para Rosario fue la segunda marcha, luego de las 20.000 personas que el 25 de agosto salieron a la calle para ir desde Tribunales hasta la sede local del gobierno provincial en una marcha que paralizó a la sociedad. Años de violencia vinculada a la droga y a la inseguridad general las empujaron a la calle, impulsadas por un recrudecimiento de los homicidios –hubo 136 en lo que va del año– que la ubica otra vez con una tasa de homicidios (12,2 cada 100 mil habitantes) que duplica a la nacional.

La novedad fue que, ayer, se sumaron los vecinos de Santa Fe, que tienen una tasa de homicidios similar a la de Rosario –suman 93 asesinatos en el año– y que esperan, al igual que sus vecinos, la ayuda del Gobierno nacional en forma de desembarco de fuerzas federales. Una asistencia que fue prometida hace quince días y que aún no llega.

En las manifestaciones se entremezclaron dramas sin respuestas, todos vinculados a muertes violentas. Andrés es el hijo de Gerardo Testi, asesinado en la víspera de Navidad de 2014 en Santa Fe. “A mi padre lo fusilaron en una entradera en la puerta de nuestra casa, cuando iba a entrar el coche”, le cuenta a Clarín. “A mí me moviliza ese crimen que sigue impune y tuvo una investigación prácticamente nula. No hubo movimiento ni vocación del Estado para resolver el problema”, agrega.

El hombre es uno de los principales organizadores de “Santa Fe Sangra”, y anoche fue uno de los oradores de la marcha que reunió a casi 1.000 personas en la plaza 25 de Mayo, frente a una Casa de Gobierno que se mantuvo extrañamente con las luces apagadas.

Su padre, “El Flaco” Testi (70 años) era un vecino muy apreciado en el barrio 7 Jefes, muy cercano a la costanera santafesina. Meses antes de que lo asesinaran había convocado a los vecinos a unirse por los continuos hechos de robos en la zona y la poca respuesta por parte de la Policía. Su hijo tuvo que seguir con esa tarea. “Me junté con personas que habían sufrido lo mismo y decidí unirme a la Asociación de Víctimas de la Inseguridad de Santa Fe. Uno encuentra puntos en común y la misma falta de respuestas que el resto y quiere que el crimen de su ser querido sea el último”, señala Andrés.

La columna más ruidosa en Santa Fe fue la de los taxis y remises, que con sus coches que rodearon la Plaza, hicieron sonar largamente sus bocinas. También hubo una banda, “Códigos de Barrio”, que cantó realidades de lo que pasa en las calles. La gente tuvo como consigna el batir de las palmas, para llamar la atención de los funcionarios santafesinos.

En Rosario, en tanto, decenas de familiares de víctimas portando fotografías, pancartas, mensajes y velas encabezaron la movilización lanzada a través de las redes sociales. Lucas Pérez, Iván Mafud, Rubén Figueroa, Oscar Aquino, Gastón Sandoval, Gerardo Escobar, Mauricio Brandán y Jonathan Herrera son apenas un puñado de nombres de víctimas que anoche eran recordados por quienes estaban al frente de la columna que otra vez sumó unas 20.000 almas.

La gente concentró frente a los Tribunales y marchó diez cuadras para terminar frente a la sede local de Gobernación. Desde los balcones los vecinos alentaban a los manifestantes. Un grupo de taxistas se sumó a la movilización. Fotos de compañeros asesinados y un cartel (“Ni un taxista menos”) visibilizaba su presencia.

Entre la multitud se repetía un pedido para que se modifiquen leyes y que se apliquen penas efectivas para menores de edad. No faltaban miradas más reflexivas, reclamando políticas sociales y trabajo digno para revertir el complejo panorama que vive Rosario.

Este año se registraron en el distrito Rosario 136 homicidios, nueve menos que a la misma fecha del año pasado. En las semanas previas a la primera marcha había recrudecido la violencia en la ciudad: entre el 21 de julio y el 21 de agosto se cometieron 24 asesinatos. Curiosamente, luego de la primera movilización y hasta ayer sólo hubo un crimen.

La marcha ocurrió en medio de una puja entre el Gobierno nacional y la administración provincial, quienes no logran acordar un plan conjunto de seguridad. Aunque la semana pasada se comprometieron a cerrar un convenio para el desembarco fuerzas federales, nada de eso ocurrió hasta el momento. Más aún: las diferencias parecen cada vez más profundas.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0