Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Salarios docentes: tras el acuerdo, ahora la pelea es por los 17 días de clases a recuperar

5 de julio de 2017 03:14
29 0

La agresión de un profesor de la Universidad de Belgrano a un alumno

A 120 días del primer paro de docentes contra el gobierno de María Eugenia Vidal, los gremios aceptaron la oferta de aumento para 2017 y se terminó el debate salarial. Pero ahora vienen otras discusiones que se anticipan ásperas: los sindicatos rechazan la iniciativa de recuperar días de clases en vacaciones y además insisten en la devolución de los descuentos por paro. “Este acuerdo no es el resultado de los paros. Es consecuencia de nuestra vocación de dialogar con insistencia más allá de las diferencias”, aseguró la gobernadora después de conocer la respuesta del Frente de Unidad Gremial.

Ayer, un congreso de delegados de la FEB y el plenario de delegados de Suteba aceptaron la propuesta presentada la semana pasada en la última mesa paritaria y luego de una disputa que incluyó 17 convocatorias a huelgas.

Los maestros tendrán esta mejora en 2017, según el esquema planteado por las autoridades: incremento del 21,5% en todo el año, con cláusula de ajuste en caso de que la inflación del Indec se ubique por encima de ese indicador. Un 2,5% de recomposición salarial por la pérdida en el poder adquisitivo registrado el año pasado. Los montos que pagó la provincia en los primeros tres meses de 2016 en concepto de “anticipo por futuros aumentos” quedan integrados al salario y no se devuelven. Por lo tanto se convierten en un “suplemento” que se computa como mejora. Y se pagaran dos cuotas de $800 fijos por cargo (hasta un máximo de dos cargos) por “material didáctico”, con financiación del gobierno Nacional.

Para los sindicatos, este cuadro salarial representa una suba “de bolsillo” y anualizada, de 27,4%. Eso fue lo que aceptaron los delegados de la FEB y Suteba que se reunieron en La Plata.

En Gobernación consideran que se trata de una firma “histórica”. Y explican con este razonamiento: “empezamos el año con un pedido del 35% y cerraron por mucho menos. Esto nos posiciona mejor para negociar la paritaria que viene”. Además creen que hubo un “efecto desgaste” en los paros docentes, porque cada vez tenían menos acatamiento.

Los gremialistas también lo presentan como un triunfo. “Quebramos la lógica del 21%. Y pese a los descuentos y el hostigamiento, la última huelga tuvo altísima adhesión”, evaluaban anoche en el frente.

Ahora vienen otras controversias difíciles. La dirección de Escuelas anunció la decisión de “recuperar los contenidos académicos” en aquellos colegios que tuvieron más de una semana de paros. Deberían hacerlo con el dictado de clases en la primera semana del receso escolar. Los funcionarios estimaron que un tercio de las escuelas deberán permanecer abiertas entre el 17 y el 21 de julio. Pero los docentes resisten esa determinación y aseguran que los maestros no irán a clases en esa semana.

De acuerdo con la disposición oficial, entre mayo y junio las inspectoras de toda la provincia evaluaron la situación de cada una de las 18 mil dependencias educativas. O sea que todos los directores ya conocen cuántas jornadas y qué divisiones tendrán que trabajar durante el descanso de invierno.

Sin embargo, hasta hoy es poca la información que han recibido los padres.

El Frente de Unidad Gramial (integrado también por Udocba, Uda, Amet y Sadop) pide que les devuelvan los recortes que hizo el ministerio por los días no trabajados. En ese punto Vidal también adelantó que no va a ceder.

El acuerdo que alcanzaron gremios y gobierno no contempla el tema del presentismo -que quería imponer la provincia- y tampoco un “acuerdo a tres años” para que en 2018 y 2019 no haya paros. Estos renglones se cuentan en la columna de “ganancia” para los gremios.

Sí resolvieron -y se comprometieron las partes- a comenzar la discusión por los aumentos del año que viene, a partir de noviembre de 2017.

Es un intento por evitar las tensiones que emergen en las semanas previas al inicio del ciclo lectivo. “Nos tomaremos todo el tiempo necesario”, adelantó ayer Vidal.

No es la primera vez que se asume este compromiso. Pero hasta ahora, nunca se cumplió. Desde hace varios años el presupuesto bonaerense se aprueba cerca de las Fiestas de fin de año. Y sin ese parámetro resulta complicado proyectar tendencias salariales. Algunas veces las negociaciones comenzaron a mediados de enero, pero siempre se cerraban al filo de la reapertura de las aulas. O terminaban con medidas de fuerza, como sucedió este año.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0