Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Si Sampaoli no va a Casilda, Casilda va a Sampaoli

2 de junio de 2017 01:10
58 0

La conferencia para anunciar su asunción en la selección argentina estuvo "copada" por familiares, amigos y fanáticos que viajaron desde su tierra natal. El detrás de escena del primer día del "Zurdo"

Pasaron más de 150 años desde que Argentina camina detrás de los colores celeste y blanco sin distinciones. El fin de la batalla entre unitarios y federales desembocó en la unificación política y social del país. El rojo punzó que identificaba a uno de los bandos ya es parte de la lejana historia. Entonces, ¿por qué en pleno núcleo del fútbol argentino el rojo vuelva a predominar por encima del celeste y blanco?

Familiares, amigos y fanáticos de Jorge Sampaoli unieron los más de 350 kilómetros entre la localidad de Casilda y Ezeiza para apoyar a su hijo pródigo en el día más importante de su carrera: el de la asunción en la selección argentina.

El ya famoso predio que la AFA posee en Ezeiza se pintó del rojo y blanco que representa la camiseta de Alumni de Casilda, el club que vio nacer al Zurdo, como las calles de su ciudad lo conocen. Afuera de la casa de la selección nacional, una decena de integrantes del club se apostaron en la puerta con banderas y camisetas llamando la atención de todos los medios.

Adentro, cerca de 20 familiares se adueñan de las primeras filas del auditorio que a pesar de poder albergar alrededor de 50 personas está abarrotado entre periodistas, auxiliares, cámaras de televisión, fotógrafos y, por su puesto, sus afectos entre los que brillaban sus hijos Alejandro y Sabrina –ambos pedirán no hablar ante la consulta de Infobae–. No hay lugar para nadie más. El color rojo de algunas camperas de Alumni se mimetiza con el chaleco de los fotógrafos. El celeste y blanco parece quedar nuevamente en un segundo plano.

"Para los hinchas de Alumni, es un campeonato más que asuma en la Selección. Media ciudad está contenta y a favor, la otra parte de la ciudad seguramente quiere que le vaya mal", había resumido uno de los fanáticos que espera en la puerta, enarbolado en una enorme bandera que reza "Los mismos de siempre".

Los cronistas que patean desde hace años el predio aseguran a viva voz que esta es la presentación con mayor afluencia de todas las que vieron en Argentina. Las voces aturden, pero de golpe el silencio se adueña del sitio: Sampaoli aparece por una puerta por primera vez con la ropa de la Selección. Una sonrisa sobresale por encima de las del resto. Es la de su hijo, que si bien sostendrá un gesto adusto por el resto del día, no puede ocultar el orgullo extremo que delata su rostro en ese preciso instante.

Chiqui Tapia se encarga de presentar a las nuevos mandos, incluido el nuevo manager Jorge Burruchaga. Él será el primero en hablar y Sampa expone sus primeras manías: mirada clavada fija al piso, hombros encogidos y manos frotándose por debajo del escritorio. ¿Absoluta concentración o reflejo del nerviosismo?

"Es cumplir un sueño que uno anhelaba desde hace mucho tiempo. Hay una frase de Larralde que dice: es lindo estar cerca de lo que de lejos se admira. Y yo este lugar lo admiré siempre". No pasaron ni 10 segundos desde que comenzó a hablar y el Zurdo ya despide una muestra de sus conocimientos con una frase del cantautor en Herencia para un hijo gaucho.

Fuente: infobae.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0