Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

La siesta de Lionel Messi, una señal de calma en medio de los zumbidos de afuera

7 de octubre de 2017 03:46
15 0
La siesta de Lionel Messi, una señal de calma en medio de los zumbidos de afuera

Leo Messi se asoma a la ventana de su habitación en el primer piso y pispea. Abajo, los chicos de la selección Sub 20 juegan contra la Reserva de Racing. En un costado de la cancha, un rubio y un rapado miran lo mismo que Messi, pero a ras de piso: son Lucas Biglia y Javier Mascherano . Por otro lado del enorme predio anda Ángel Di María , el otro integrante de la vieja guardia que decidió pasar la tarde al sol de Ezeiza en vez de volverse a su casa.

Los cuatro, cada uno a su manera, intentan digerir las contradictorias sensaciones que se les impregnaron en el cuerpo la noche anterior, cuando la Bombonera latió y también tembló por la suerte de la selección que integran desde hace tantos años. Su decisión de quedarse es una de las respuestas posibles: los otros futbolistas del plantel eligieron el refugio de la familia, los amigos o la distracción que les pareció más adecuada. Como Marcos Acuña, por ejemplo, que fue a visitar a sus ex compañeros de Racing. Porque no hay receta mejor para este momento límite que seguir el mandato del deseo, aunque cundan los opinólogos de la televisión que escarban hasta el fondo de la olla del oportunismo agitando el humor social con consignas como "¡qué barbaridad estos tipos, nos están dejando fuera del Mundial y se toman la tarde libre!". ¿Quién sabe qué es mejor para cada uno?

El tema, claro, no escapa a las conversaciones que transcurren dentro del lugar, pero no cambia el foco: lo que la noche anterior había sido un golpe a una mandíbula ya sentida de tantas piñas anteriores, en el día después se leyó en una clave diferente: hay otra oportunidad. La tómbola de resultados dejó las cosas otra vez en manos propias, aunque la letanía se escuche desde hace unas cuantas fechas.

Lea también: Federico Luppi y la entrevista con LA NACION que generó polémica

Entonces, el cuerpo técnico empieza a buscar señales positivas, mientras se encierra en la sala de videos para desmenuzar a Ecuador, el último rival del empinado camino por las Eliminatorias sudamericanas. Se abrazan al aplauso final con el que la Bombonera -tibio, pero aplauso al fin- despidió al equipo y lo separan del ruido de los medios y las redes sociales. Sampaoli cree que el escenario, ambientado por los otros resultados que se dieron el jueves, deja a la Argentina "más cerca del Mundial que nunca", como se permite analizar en la intimidad. Insiste en que lo peor ya pasó, y observa unión: valora que un rato después de la grave lesión que sufrió, Fernando Gago haya aparecido en Ezeiza para estar con sus compañeros. Y que ahora se mueva allí mismo montado a sus muletas y quiera seguir siendo parte. Celebra que la reacción de Darío Benedetto a los goles que pudo y no gritó sea positiva: lo percibe entero, con fe para tomarse revancha en Quito. Advierte que a Emiliano Rigoni no le pesó ni un gramo tener que debutar en la selección en un contexto así de enrevesado y lo anota como un posible titular para jugar en los 2850 metros sobre el nivel del mar que habrá que escalar. Lo reconforta el carácter de Papu Gómez para equivocarse y seguir.

El entrenador está convencido de que el aprendizaje del empate contra Venezuela, aunque suene paradójico, ayuda ahora: olfatea que los jugadores masticaron mejor el 0-0 del jueves que el 1-1 de aquella vez. Salvo Di María, eso sí: lo ve más bajoneado que a ningún otro, como si no pudiera librarse de la carga que representa tantos cachetazos recibidos. ¿Se quedará sentado en el banco de suplentes en Quito justo él, dueño de un organismo privilegiado que le permite correr en la altura igual que en el llano? Esa pregunta, por ahora, no tiene respuesta. ¿Jugará Éver Banega, otro de los que salió, anotado en amarillo en la libreta del técnico? El color define el estado de la cuestión: a veces resulta indescifrable.

El viernes incluyó también la visita para almorzar del presidente de la AFA: los jugadores se le acercan y le preguntan por el robo que Tapia sufrió en su casa mientras él y su familia estaban en la Bombonera. Tapia lo relativiza, como si nada de lo que ocurre tuviera más importancia que lo que va a pasar. Aunque falten cuatro días para el capítulo final, ese que en realidad ya se empezó a escribir en la pizarra del DT.

Pasa la sobremesa, se hace silencio. Arriba, en la soledad de su habitación, Messi le saca la vista al partido de los juveniles y decide dormir la siesta. Y ésa, entre tantos zumbidos, es una buena señal.

Lea también: Para volver a ver: el récord de los 100 goles que marcó Lionel Messi en competencias europeas con Barcelona

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0