Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

En Temperley, los vecinos levantaron un muro para frenar los delitos

8 de enero de 2014 12:42
58 0
En Temperley, los vecinos levantaron un muro para frenar los delitos

Vecinos de Temperley dicen que están hartos de la inseguridad. Luego de malacostumbrarse a los robos y a la indiferencia de las autoridades policiales y de la Municipalidad de Lomas de Zamora, vecinos de la cuadra de Lavalle y Meeks decidieron construir un muro para evitar que los ladrones roben y escapen por las vías del tren del ferrocarril Roca. Sin embargo, la pared de ladrillos, concreto y con alambres de púas no terminó todavía con la delincuencia.

Afirman que el muro, de 2,80 metros de alto, costó $ 18.000 y fue levantado a mediados de noviembre pasado, porque los vecinos están cansados que su cuadra sea la vía de escape de los delincuentes. Los comerciantes también saben que abundan los robos de ruedas de vehículos y a las personas que esperan los colectivos de noche en las esquinas.

Como es una zona donde hay varios colegios privados, durante el horario de clases, el patrullaje del Centro de Protección Urbana (CPU) intenta desalentar la delincuencia. Sin embargo, de noche y en los recesos escolares la situación se agrava.

"Las vacaciones son la peor época del año. No hay nadie", sostuvo a la nacion Noelia Insusa, una de las vecinas de la calle Lavalle y la vía del tren Roca, quien pagó $ 3000 para construir el muro.

"Siempre les falta una rueda a los autos que se estacionan en esa cuadra. Todos saben que auto que se estaciona ahí es candidato para que le roben", dijo Esteban Lombardi, empleado del comercio de materiales de construcción Distrito Dos.

Lombardi sabe bien lo que se siente ser víctima de la delincuencia. En enero de 2013, dos hombres de unos 30 años, ingresaron en su local y, luego de hacerse pasar por clientes, le mostraron sus armas. "Me robaron una camioneta, una computadora y el dinero que tenía en la caja registradora", aseguró Lombardi.

En cuanto a la construcción del muro realizada por los vecinos, el comerciante agregó: "No sabía que lo pusieron los vecinos, pero me parece bien porque puede ayudar a que paren los robos".

En diciembre pasado, durante una fiesta de egresados del colegio William Shakespeare, situado en Lavalle al 100, al abuelo de uno de los alumnos le robaron tres ruedas del auto que estacionó a media cuadra del flamante muro. "Siempre roban ruedas a los coches; también son asaltados quienes esperan el colectivo por las noches sobre la avenida Meeks", dijo Aide, una empleada de la pizzería Figaro, que está situada al lado de la escuela.

Al matrimonio Palamara, uno de los vecinos que también pagó para la construcción del muro, le robaron una noche de diciembre pasado. "Néstor y Mabel estaban durmiendo en la planta alta y no se despertaron cuando le rompieron la persiana de la planta baja", dijo Noelia Insusa, quien vive a dos casas de los Palamara. Los dueños de casa solamente se enteraron del robo cuando se despertaron por la mañana.

En tanto, el director de Monitoreo de Lomas de Zamora, Raúl Villalba, dijo a la nacion no saber nada sobre el muro levantado por los vecinos sobre las vías del tren Roca.

Aseguró el funcionario: "La zona es patrullada con frecuencia por móviles del CPU". En un intento para deslindar responsabilidades, Villalba agregó: "El CPU es un sistema de prevención que se apoya en las cámaras. Pero la responsabilidad final es de la policía bonaerense, que debe combatir la delincuencia".

"Estamos en Lomas" es una frase que por estas horas repiten los vecinos de este municipio cuando se les pregunta sobre la inseguridad.

Noelia Insusa y su marido también fueron víctimas de una entradera. En julio pasado, cuatro hombres jóvenes, armados con pistolas y cuchillos, se le subieron al auto cuando salía de la casa de su hija en Banfield. "Parecían bien entrenados porque me decían que me quede tranquila cuando pasábamos cerca de una cámara de seguridad", contó Insusa.

Durante una hora, los ladrones los tuvieron de rehenes en su hogar. Les robaron dinero y todas las alhajas de oro y plata. No ejercieron violencia física, pero si violencia psicológica para asustarlos. "Constantemente me ataban y me desataban. Me vendaban los ojos y luego me sacaban la venda. A mi marido, mientras lo tuvieron vendado, le decían que me habían cortado un dedo y que me iban a matar", dijo Insusa.

Una situación similar ocurrió en 2009, cuando 33 propietarios del partido de San Isidro reclamaron la instalación de una pared con rejas para evitar que pasen ladrones de un lado a otro de la calle Uruguay, que justamente separa a los barrios La Horqueta y Villa Jardín.

En esa oportunidad, el muro había sido instalado por orden del intendente de San Isidro, Gustavo Posse, y provocó un enfrentamiento con su colega de San Fernando, Osvaldo Amieiro. Finalmente, la justicia provincial ordenó suspender las obras y el paredón fue derribado por vecinos..

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0