Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

El titular de la OEA pide una reunión urgente del Consejo Permanente

31 de marzo de 2017 21:22
27 0

Hallan el cuerpo de un hombre dentro de una pitón

Poco después de reunirse con el líder opositor venezolano Henrique Capriles, que viajó de urgencia a Washington, el secretario general de las Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pidió con urgencia una reunión del Consejo Permanente del organismo para intentar suspender a Venezuela. Todo indica que la asamblea se concretará la semana próxima.

Mientras se convocan con urgencia a los representantes de los países americanos para debatir la situación venezolana, continúan alzándose en Estados Unidos las voces contra la decisión de la Corte de eliminar la autoridad de la Asamblea, en una acción que fue condenada por la mayoría del continente por antidemocrática y calificada incluso como un “autogolpe” del presidente Nicolás Maduro.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), órgano autónomo de la OEA con sede en la capital estadounidense, condenó en un comunicado la decisión del Alto Tribunal y señaló que la medida “constituye una usurpación de las funciones del Poder Legislativo por parte del poder Judicial y Ejecutivo, casi como una anulación de facto del voto popular mediante el cual fueron elegidos los diputados”. Advierte además sobre “un riesgo para la vigencia de los derechos humanos y de principios democráticos básicos”.

Desde Nueva York, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, llamó al Gobierno de Venezuela y a la oposición a reactivar el diálogo. “El secretario general está preocupado por los últimos acontecimientos en Venezuela”, dijo su portavoz Farhan Haq y señaló que el funcionario resaltó “la importancia de adherirse al Estado de derecho, a la separación de poderes y a la Constitución”. Guterres, dijo Haq, llama al Ejecutivo y a la oposición a volver al diálogo facilitado por El Vaticano y los ex gobernantes Martín Torrijos (Panamá), Leonel Fernández (República Dominicana) y José Luis Rodríguez Zapatero (España).

La reacción de Guterres se suma al mensaje del alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, quien pidió al Tribunal Supremo venezolano que reconsidere su decisión en vista de que “la separación de poderes es esencial para que la democracia funcione”.

Almagro solicitó formalmente la convocatoria de una sesión urgente del Consejo Permanente de la OEA y su intención esa aplicar la Carta Democrática Interamericana para Venezuela. Ya había pedido el 14 de marzo la suspensión de Venezuela de ese foro si no se organizaban elecciones en ese país. Capriles instó a que el organismo actúe con dureza: “Si el gobierno no echa atrás la sentencia y no hay una reconstitución del hilo constitucional, la Carta Democrática tiene que aplicarse”, opinó Capriles.

La Carta Democrática Interamericana fue aprobada en septiembre de 2001. Su invocación puede acabar con la suspensión de la OEA, como ocurrió en 2009 con Honduras, tras un golpe de Estado. Almagro pide que se consideren sus informes críticos sobre Venezuela que ya había presentado en el pasado más la medida del Tribunal Supremo. Pero no es un trámite sencillo. Fuentes del organismo señalaron a Clarín que a partir de hoy la presidencia de turno del Consejo –hasta ayer en manos de Belice-- quedará a cargo de Bolivia, un fuerte aliado del gobierno de Maduro y que tradicionalmente se opone a que haya sesiones sobre Venezuela sin aval del gobierno de ese país. Quizás podría demorar el trámite hasta que el tema se enfríe. Por otra parte, las decisiones deben ser tomadas por consenso y toda iniciativa ha contado con la obvia oposición de Venezuela, sumada a la de Bolivia y Nicaragua, más algunos países antillanos. Por eso los documentos suelen ser “lavados” y llaman al diálogo, sin decisiones más drásticas.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0