Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

El tope a partir del cual se paga debería estar en $ 1,3 millón

26 de febrero de 2015 03:05
6 0

Desde 2001, cuando fue creado el impuesto, el mínimo exento de Bienes Personales fue ajustado una sola vez, en 2007. Esta vez subió de $ 102.300 a los actuales $ 305.000. Esta cifra está totalmente desactualizada cualquiera sea el índice de ajuste que se aplique (precios, dólar, valor de los inmuebles).

Por eso, si se hubiese ajustado por la inflación real, hoy ese piso debería rondar los $ 1.300.000. Y buena parte de los que están alcanzados por este tributo quedarían exentos y los alcanzados pagarían muchos menos.

En 2007 se introdujo otro cambio porque se fijó que quienes poseían activos por encima de los $ 305.000, pagaban el impuesto sobre la totalidad del patrimonio declarado, y no sobre el excedente de esa cifra, como regía hasta entonces. Eso amplió la incidencia del impuesto sobre los contribuyentes.Así quienes tienen bienes por menos de $ 304.999 está exentos y quienes tienen $ 305.001 o más pagan la alícuota sobre todo el monto declarado, desde cero.

Por ejemplo, quienes hoy declaren $ 500.000, pagarán el 0,5 % o $ 2.500. Con el criterio anterior, $ 975 porque la alícuota del 0,5% se calcularía sobre 500.000- 305.000. Un 60% menos. En tanto, si el piso de cálculo del impuesto se hubiese ajustado por la inflación real, esos contribuyentes quedarían exentos.

También a partir de 2007 se fijaron alícuotas más bajas para los rangos inferiores y se elevaron las tasas para los patrimonios mayores.

Pero, como sucede con el impuesto a las Ganancias, también las escalas del impuesto quedaron desactualizadas por la inflación y ahora rápidamente los contribuyentes pasan a pagar alícuotas más altas, quebrando el principio de progresividad de los impuestos.

Ya durante la década del 90, los $ 102.300 eran un valor bajo para ser considerado como una manifestación de riqueza, lo que fue muy criticado por los principales especialistas.

Ni hablar con los $ 305.000 actuales, con los que resulta imposible adquirir un departamento pequeño en la Capital y en buena parte de las principales ciudades del interior del país Así las cosas, como sucede con otros tributos, Bienes Personales tiene inequidades, distorsiones y valores desactualizados que gravan una “riqueza” inexistente porque se aplican sobre valores nominales “abultados” por la inflación.

Justamente por esto, la AFIP puede mostrar recaudaciones “récords” por los efectos inflacionarios, como sucede con Ganancias o IVA que gravan el consumo.

Fuente: ieco.clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0