Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Trump entierra la apertura de Obama y veta a los transexuales en el Ejército

26 de julio de 2017 22:21
48 0

El berrinche de la Princesita Charlotte

En un fuerte gesto destinado a alegrar a sus bases conservadoras, Donald Trump anunció hoy que decidió prohibir que los transexuales sirvan bajo ninguna circunstancia en las Fuerzas Armadas, un gesto con el que dio marcha atrás a la apertura ordenada el año pasado por el gobierno de Barack Obama y provocó el rechazo de los sectores más progresistas de los Estados Unidos.

Trump hizo el anuncio por la mañana a través de Twitter, y detalló que, tras haber consultado con sus “generales y expertos militares”, su gobierno “no aceptará ni permitirá” que individuos transgénero “sirvan en ninguna capacidad” en las filas estadounidenses. “Nuestras fuerzas armadas deben centrarse en la victoria decisiva y arrolladora, y no pueden ser lastradas con los enormes costes médicos y la perturbación que implicarían los tránsgenero”, argumentó en otro tuit de tono discriminatorio.

Trump no precisó ni cómo ni cuándo se aplicará la prohibición y de qué manera afectará a los transexuales que ya están dentro de las Fuerzas Armadas, cuya cifra no es demasiado precisa pero que, según un estudio del Pentágono, podrían ser entre 1.300 y 6.600, de un total de 1,3 millones de uniformados. Otro informe de RAND precisa una cifra de 2.450. El reporte del Pentágono calculaba que el costo mínimo de tratamientos para los transexuales era de unos 8,4 millones de dólares anuales, lo que sería un 0,02% del gasto anual en salud del Departamento de Defensa.

Con esta medida, Trump revierte la política instalada en junio de 2016 por Obama, que dejaba a las Fuerzas Armadas abiertas desde ese momento a los transexuales, aunque el reclutamiento estaba previsto para julio de este año. El presidente republicano demoró la decisión hasta ayer.

En una rueda de prensa, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, calificó la política actual de “muy cara y perturbadora”, y aclaró que Trump ha tomado una decisión de tipo “militar” sobre la “preparación” de las Fuerzas Armadas ante la que no cabe ninguna otra lectura.

Durante la campaña, Trump dijo ser un “amigo” de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero) y prometió luchar por ellos si lograba la presidencia. Pero, además de la medida de ayer, desde la Casa Blanca también revocó una norma, asimismo proclamada por Obama, que permitía a los alumnos transexuales usar los baños y los vestuarios que prefieran en función del género con el que se identifiquen.

La medida le sirve a Trump no solo para contentar a los generales de su gabinete (McMaster, Mattis, Kelly), que son conservadores, sino para alimentar a los sectores que lo catapultaron a la Casa Blanca. En la “América profunda” y religiosa que lo votó consideran la homosexualidad y los transexuales como una desviación del camino de Dios y allí aplaudieron la decisión. No fue así entre los grupos más liberales: “Trump ha traicionado a toda la comunidad LGBT en un vergonzoso intento de ganarse a los conservadores”, dijo el activista pro derechos civiles Richard Socarides.

Los expertos consideran que la prohibición solo logrará que los postulantes mientan en su ingreso y resaltan que el Pentágono gasta más en viagra para soldados que para la atención de los transexuales. Chelsea Manning, ex combatiente, analista responsable de la filtración de Wikileaks y un ícono transexual, dijo: “Recuerden, es el amor y la inspiración lo que nos da valor”.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0