Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

La Unión Europea, ante la mayor crisis de su historia

24 de junio de 2016 15:08
29 0
La Unión Europea, ante la mayor crisis de su historia

Gran Bretaña es la segunda economía del bloque y su primera potencia militar y plaza financiera. Europa muestra que tiene puerta de salida y que su proyecto es reversible.

¿El principio de la desintegración europea? De creer a las condiciones climáticas, la fuerte tormenta caída en Bruselas anoche –y no es una metáfora- habría sido apenas un síntoma del terremoto político.

La Unión Europea se enfrenta a su crisis política más grave desde su fundación hace más de 70 años tras la primera salida de un Estado miembro. Uno especialmente potente: es su segunda economía y, con permiso de Francia, su primera potencia militar.

Las instituciones y los gobiernos europeos buscarán la forma de sellar la herida que deja la amputación de uno de sus miembros más importantes y de seguir adelante en medio de una policrisis –económica, migratoria- que alimenta el crecimiento de eurófobos y ultraderechistas xenófobos de toda índole y apenas meses después de que el PBI europeo recuperara el nivel que tenía antes de la crisis.

Cuando la sangre deje de correr en los mercados financieros y los dirigentes de decir frases para la historia que se quedarán en nada, la UE tendrá que dar un salto mortal sin red tras recibir un torpedo en su línea de flotación.

El presidente del Parlamento Europeo Martin Schulz dijo esta mañana: “es un día triste, muy triste para los británicos y para los europeos”. Donald Tusk, que representa a los dirigentes desde el Consejo Europeo, añadió: “es un momento histórico, dramático, con consecuencias para todos, en especial para el Reino Unido”.

Europa creció desde sus 6 países fundadores hasta ser un club de 28 que seguía teniendo candidatos para seguir ampliándose. Hoy por primera vez da un paso atrás y, como se amagó hace un año sin llegar a dar el golpe cuando se amenazó a Grecia, Europa muestra al mundo que también tiene puerta de salida y que su proyecto es reversible.

Su integración política, que nació para acabar con los nacionalismos que habían sembrado de muerte y convertido en un erial de cenizas el continente durante la primera mitad del siglo XX, puede hundirse precisamente por culpa de la vuelta de los nacionalismos y de su impotencia para hacerles frente.

El Reino Unido fue el socio más incómodo. No participó en el euro ni en el espacio de libre circulación, coopera de forma limitada en materias de seguridad y justicia. Y puso palos en las ruedas ante casi cada paso adelante.

Pero el Reino Unido daba a la Unión Europea una relación especial con el resto del mundo y muy especial con Estados Unidos, compensaba hacia el Atlántico el peso centroeuropeo de Alemania. Era el principal impulsor de la apertura comercial y su primera plaza financiera. Su salida puede acabar con el sueño federalista.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0