Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Vandenbroele arrepentido: qué puede aportar a la causa Ciccone

27 de agosto de 2017 03:00
38 0

La conductora de TV Verónica Lozano mostró en el Canal de la Ciudad la mansión de San Isidro que ocupa con Jorge "Corcho" Rodríguez, acusado de transferir coimas de Odebrecht.

Alejandro Paul Vandenbroele Escaray Zapiola es abogado. Conoce las leyes argentinas, las de España y EE.UU., países en los que ejerció su profesión. Sabe que puede ir preso, por ejemplo, si es condenado en el juicio oral que deberá enfrentar por la compra ilegal de la única fábrica privada que en 2010 podía fabricar dinero. Billetes. Cheques. Acciones. Se llamaba Ciccone Calcográfica. Él le cambió el nombre por CVS Latinoamericana. Presidía la sociedad que había “comprado” la mayoría de las acciones de esa empresa que se llamaba The Old Fund (TOF).

Vandenbroele no necesita explicaciones leguleyas de algún fiscal, o de funcionarios nacionales, para conocer los beneficios que podría obtener si declara en el juicio del caso Ciccone como “imputado colaborador”. O sea, como “arrepentido”, en la jerga no jurídica de los tribunales, y de la calle. Si lo que relata en el juicio se logra probar, entonces él obtendría una rebaja en su condena. Clarín anticipó en febrero del 2015 que el acusado de ser el testaferro de Boudou pensaba en contarle a la Justicia todo lo que sabría sobre las estructuras financieras de corrupción armadas por Boudou. Porque los conoce, y mucho, como se leerá más adelante. Pero en ese época gobernaba Cristina Fernández. Ayer, Clarín adelantó que esas ideas que azotaban a Vandenbroele se transformaron en acción: negocia con el Gobierno conseguir protección y dinero para declarar en contra de quienes fueron sus jefes en varios negocios ilegales.

Según fuentes que lo tratan seguido, Vandenbroele tuvo un quiebre emocional después del domingo de las elecciones de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO). Hasta mejoró el trato siempre conflictivo que tenía con su ex mujer, Laura Muñoz, con quien tiene una hija.

En los últimos meses apenas se lo veía fuera de su casa del country en el que vive en Chacras de Coria, Mendoza. Su casa estaría en venta.

Más arriba, de Boudou, en el esquema de poder K, lo benefició otra persona: Cristina Kirchner.

La ex esposa de Vandenbroele, Muñoz, declaró ante la Justicia que él le confesó que se había encontrado con un viejo amigo de Mar del Plata, Núñez Carmona. Y que habían acordado trabajar juntos. “Vamos a poner una consultora en Puerto Madero para hacer negocios con José María. Por ahí van a pasar las cosas en las que no puede figurar Boudou”, le dijo, palabras más, palabras menos. Fue el principio del fin de su matrimonio.

La sede de la sociedad The Old Fund efectivamente estuvo en un departamento de Puerto Madero.

Él era el presidente, y otros amigos de Boudou formaban parte del directorio.

TOF fue contratada en el 2009 por la gestión de Insfrán para ayudar al estado provincial a mejorar la renegociación de la deuda pública que mantenía con la Nación. TOF cobró 7,6 millones de pesos por un asesoramiento que está bajo sospecha judicial. Insfrán renegoció la deuda formoseña con Boudou, el ministro de Economía. La factura con la que TOF cobró ese trabajó es la número tres de su primer talonario. Las otras dos fueron anuladas por errores. La empresa tenía una sola empleada: una secretaria.

De los 7,6 millones que pagó Formosa a TOF, 2,2 millones fueron transferidos por Vandenbroele a Martín Cortés, entonces asesor de Insfrán, luego titular del Banco de Formosa.

Vandenbroele vivía ya en el departamento que estaba a nombre de Boudou en el edificio River View, de Puerto Madero. Pagaba las expensas, el gas, la luz, e internet, entre otros servicios.

Cuando Vandenbroele se fue de la casa que compartía con Muñoz, olvidó un cuaderno de anotaciones con la tapa con los colores del Atlético de Madrid, equipo del que se hizo hincha cuando vivió en Madrid.

Allí se pueden leer cosas como ésta: “JM” (las iniciales de José María, el Núñéz Carmona)”, y al lado la pregunta “¿Formosa?”.

En una de sus páginas, dice “meet JM” (encontrate con JM, las iniciales de José María). Y al lado “Madero Center”. Es el complejo de Puerto Madero en el que aun vive Boudou.

Vandenbroele también registró en ese cuaderno cuánto costaría comprar el canal 10 de Mar del Plata y sus catorce repetidoras. Once millones de dólares.

Ante la Justicia, admitió que efectivamente asesoró a Núñez Carmona para realizar esa operación, que luego se frustró.

Fue él quién compró y registró la sociedad “The Old Fund”. Lo hizo asegurándose que los nombres de sus verdaderos dueños quedarían ocultos, primero en documentos que salían del país vía una sociedad radicada en Europa.

Desde Uruguay, consiguió dinero para TOF gracias a una sociedad que también incluyó en su red financiera, llamada Dusbel.

Según publicó Clarín en febrero del 2015, Vandenbroele ya analizó “hablar” ante la Justicia como “arrepentido”. En ese momento cayó preso por primera vez.

La Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL), lo detuvo por orden del juez uruguayo que lo investigaba por blanqueo de capitales.

Vivió entonces lo que nunca le pasó ni a Boudou, ni a Núñez Carmona: estuvo encerrado en una cárcel por hacer negocios como empleado de jefes impunes.

Su situación procesal es compleja. Irá a juicio oral por la causa Ciccone.

En el 2010, el PJ contrató a la ex Ciccone para imprimir las boletas que se usaron en las elecciones presidenciales del 2011. Cristina Kirchner ganó esos comicios llevando como compañero de fórmula a quien sería su vice, Boudou.

Vandenbroele fue también contratado por el Gobierno de Cristina, en mayo del 2012, en pleno escándalo por el caso Ciccone, para que su empresa imprimiera 410 millones de billetes de cien pesos. El Estado pagó por ese trabajo gráfico alrededor de 160 millones de pesos.

En agosto del 2012, por orden de la Presidenta, el Congreso votó la estatización de la ex Ciccone.

En sus años de fulgor financiero K, Vandenbroele visitó la Casa de Moneda.

El edificio de Loterías de Buenos Aires para ofrecerse como impresor de fichas de casinos.

Fuente: clarin.com

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0