Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Venezolanos en la Argentina: hubo varias cuadras de cola para votar contra Maduro en distintos barrios porteños

16 de julio de 2017 22:20
9 0
Venezolanos en la Argentina: hubo varias cuadras de cola para votar contra Maduro en distintos barrios porteños

En Las Cañitas, la zona del Abasto y Tribunales miles esperaron en el frío para expresar su descontento con la decisión del presidente de reescribir la Constitución

Desde la mañana, miles de venezolanos radicados en la Argentina participaron en la Ciudad de la votación simbólica que se realizó en centros culturales de distintos barrios contra la reforma de la Constitución que impulsa el presidente Nicolás Maduro para el próximo 30 de julio.

Una Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó a la consulta, en la que los participantes debían responder SI o NO a tres preguntas sobre si rechazan la constituyente de Maduro, si el Ejército debe cumplir con la Constitución vigente y si aprueba llamar a nuevas elecciones.

La convocatoria sorprendió hasta a los propios organizadores. A unas siete cuadras de la embajada de Venezuela en Buenos Aires, la fila de gente daba la vuelta completa a la manzana. Gustavo Ramírez, uno de los dos coordinadores de ese centro de votación improvisado en la puerta de una heladería, trataba de hacer el cálculo de cuánta gente había votado en lo que llevaba del día. "Es difícil decirlo, pero los que vienen pasan horas en la fila", contó, cuando todavía faltaba media tarde para el cierre de la votación.

Las mesas tenían capacidad para 17.000 votantes, aunque no descartaba que se presentaran más. En el país, según él, hay unos 35.000 venezolanos registrados.

Para su sorpresa, otro venezolano que estaba de recorrida por los cinco puntos para votar en la capital -en todo el país hubo 18-, lo interrumpió para decirle que en el puesto que la Mesa de Unidad Democrática (MUD) instaló en Tribunales la fila era tres veces más larga.

Ramírez se metió entre la gente para contar lo que le acababan de decir. "¡En Tribunales hay mucha más gente!", gritó. Su voz se perdió entre algunos venezolanos que, vestidos con banderas como capas y gorras tricolor, cada tanto aplaudían y vitoreaban al resto de la fila cuando el frío llamaba a bajar los brazos.

Marisol Rivero se abrazó con su hijo después de votar. Ella fue la primera de su familia en venir a Buenos Aires, en 2009. Con el paso de los años fue recibiendo más parientes, pero la mayor parte de su familia aún está en Venezuela. Por eso, Marisol viajó el año pasado para estar con sus otros hijos y con la idea de quedarse allá. No aguantó.

"Añoro mi tierra. Todos queremos regresar, pero no a un país así, donde tenemos miedo de salir a la calle. Es muy triste", dijo a LA NACION. Y agregó: "Ahora volví para quedarme. Si la situación sigue igual queremos traernos a lo que nos quedan allá. No importa que tenga mi casa propia allá. Empezaré de cero y, como dicen acá, habrá que remarla".

En la otra punta de la fila, un joven de unos 20 años oculto tras una máscara, levantaba un cartel que llamaba a la "desobediencia civil". Según él, que no quiso dar su nombre, se vistió de incógnito tal como lo hacía en las marchas de Caracas antes de viajar a la Argentina, hace tres meses. A pesar de estar lejos de su país, cree que aún aquí debe que vestirse así por temor a que el régimen de Maduro tome represalias contra sus allegados.

"Nuestra generación está muriendo. No queremos más dictadura. Basta. Que el mundo se entere", exigió.

También había puntos de votación en Arévalo y Cabrera; y en Guatemela y Jorge Luis Borges. "Decidí votar para que quede en evidencia para Venezuela y para el mundo que los ciudadanos venezolanos rechazamos las acciones del gobierno de Nicolás Maduro, que no nos representan de ninguna manera", dijo a LA NACION Joel Pirela, de 28 años, contador, oriundo de Maracaibo. Hace más de un año que vive en Buenos Aires; dejó su país para tener "mayor libertad en muchos sentidos". Y concluyó: "Queremos la restitución de la democracia, de la Constitución y de los Derechos Humanos".

Pasadas las 18, más de 4200 personas habían votado en el Abasto y todavía faltaban más de 4000, según informó a LA NACION Gabriel Betancourt, de la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Democracia. "Hay once cuadras de cola. No creo que puedan votar todos", informó. A pesar de que no hay orden de cierre, estiman que la cantidad de boletas para votar no alcanzan para la cantidad de gente.

El jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña, expresó su alegría más temprano al ver la cantidad de gente. "Es conmovedor ver las filas de venezolanos votando en Buenos Aires por la libertad. ¡Todo nuestro apoyo! #ConsultaPopular16J", escribió en Twitter.

Ayer, la actriz venezolana Catherine Fulop, quien vive en la Argentina desde hace 20 años y está casada con el empresario Osvaldo Sabatini, pidió en el programa de Mirtha Legrand "que la gente de Venezuela que vive en el país vaya a votar. Es muy fácil, solo tiene que poner Sí, Sí y Sí" para intentar "que se vaya Maduro".

Fuente: lanacion.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0