Reciba las últimas noticias sobre temas interesantes con NewsHub. Instalar ahora.

Zinedine Zidane traslada su 'genio' a la banca

18 de diciembre de 2016 18:00
28 0

El año que termina, 2016, ha sido “fenomenal” para el entrenador del Real Madrid Zinedine Zidane, que no cabía en sí mismo de gusto después de que su equipo se coronara Campeón en el Mundial de Clubes tras vencer en tiempos extra al Kashima japonés por 4-2.

“Ha sido fenomenal y me alegro por los jugadores. No ha sido fácil, para conseguir esto hay que sufrir y lo hemos visto hoy. Pero lo bueno de este equipo es que no se rinde y puede hacer cosas importantes”, dijo Zidane en rueda de prensa tras el encuentro.

Su primer aventura en la élite ha resultado, hasta ahora, todo un éxito. En 53 partidos, suma 40 victorias, empates y solo dos derrotas; un 75% de victorias que lo convierten en el técnico con el arranque más exitoso del Real Madrid.

También ha fijado dos marcas en el último mes; la de la mejor racha en la historia merengue con 37 partidos invicto, superando la marca de 34 conseguida en 1989, y la del mejor arranque en la historia del club con 26 partidos sin conocer la derrota, superando el récord de 25 partidos invicto de la campaña 1996-1997. Su Real Madrid suma 104 goles desde que asumió el cargo el 5 de enero pasado; 78 desde que iniciara la campaña.

Ha conquistado tres campeonatos, uno de gran relevancia, la Champions League, y dos para el orgullo, Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes, con los que el Real Madrid llega a 23 títulos internacionales.

Dos títulos para regocijo de la administración del club – se embolsará cinco millones de dólares tras la aventura en Japón, independientemente de los beneficios de marketing – y adornar los discursos de la presidencia, pues como Zidane sabe bien, no tienen importancia suficiente para salvar una temporada y en términos prácticos, “aún no ganan nada”.

Y viene lo más difícil: evitar que el equipo se desfonde para que al menos se mantenga en la pelea por uno de los tres grandes, Liga, Champions y Copa. En ese orden de importancia este año en particular (en Chamartín se suele anteponer la Champions), pues está por cumplir cinco años sin coronarse campeón de España.

Diciembre de 2014 concluía de una manera muy similar. A mitad de año había ganado la Champions League – la famosa ‘décima’ para engalanar el palmarés - venciendo al Atlético de Madrid en tiempos extra.

Y aunque muy temprano en la temporada perdieron las opciones al ‘sextete’ tras caer en la Supercopa de España, siete meses después, festejaba la conquista de su primer título de Campeón en el Mundial de Clubes marcando un récord de 22 victorias consecutivas tras vencer por 2-0 a San Lorenzo en la final.

No había dejado un solo punto desde que cayera en un derbi ante el Atlético de Madrid a principios de septiembre. Desde entonces había marcado 80 goles y sólo había encajado diez. Marchaba como líder de la competición desde la jornada diez en que venció a Granada por 4-0, había avanzado a octavos de Champions con seis victorias en seis partidos y lo esperaba una eliminatoria de Copa ante el Atlético de Madrid.

Cristiano, que fue el galardonado con el Balón de Oro en la edición 2014 y había arrancado la temporada rompiendo un récord tras otro en la Liga española, se convertía en el primer jugador en ganar todos los títulos posibles con dos equipos diferentes.

Pero fue volver a casa y desmoronarse tras una derrota ante Valencia en Mestalla que probaría ser catastrófica. Cayeron eliminados en Copa y para cuando sufrieron una humillante goleada ante el Atlético por 4-0 a principios de febrero la suerte de Carlo Ancelotti estaba prácticamente cantada. El colchón de puntos de la buena racha les alcanzó tres semanas más, pero la derrota en el clásico a 12 semanas del final los apartó del a carrera por el título.

Le quedaba la Champions para salvar la temporada, pero dijeron adiós en la Semifinal tras ser eliminados por la Juventus con un gol de Álvaro Morata. Y en realidad, habían llegado hasta la antesala de la Final casi con la reserva; clasificaron a cuartos pese a una derrota por 3-4 ante el Schalke en la vuelta tras haber sacado una victoria por 0-2 en Alemania. En cuartos los salvó Chicharito – el gran olvidado de Ancelotti – gracias a un tanto en la recta final de la vuelta tras un empate 0-0 en la ida.

Zidane, que entonces dirigía al Castilla, aún no se lo termina de explicar.

“No sé lo que pasó exactamente (en 2014), pero eso ya es pasado. Es bueno hablar de ello, porque puede repetirse. Lo que yo quiero es concienciar de que esto va a ser largo. Ahora vamos a descansar y a trabajar. Yo creo en el trabajo y los jugadores también”, dijo.

Quince hombres de los 23 que actualmente componen el plantel, vivieron aquella debacle. El fracaso se achacó en gran medida a la plaga de lesiones, que a su vez se atribuyó a Ancelotti por negarse a sentar a los “intocables”. Desde la presidencia se señaló también al entonces capitán, Iker Casillas, a quien el italiano había conservado como titular y que acabó marchándose por la puerta trasera.

Al Madrid de entonces se le criticaba por los constantes fallos en defensa, la falta de equilibrio en el equipo tras la salida de Xabi Alonso, pues no había otro medio de contención, y que la BBC no terminaba de acomodarse en el 4-3-3 que utilizaba el italiano. Y, cómo no, a la fiesta de cumpleaños de Cristiano Ronaldo. Se salvó de la quema James, que aquella temporada firmó sus mejores números como merengue, pero que hoy, viéndose olvidado en la banca, ensombreció la conquista del último título amenazando con marcharse este mismo invierno.

Fuente: espn.com.ar

Compartir en las redes sociales:

Comentarios - 0